Despiden a 300 policías en Monterrey

Vista de la ciudad (foto cortesía del sitio de internet del gobierno municipal de Monterrey)
Image caption Otros 500 efectivos fueron enviados a tomar cursos de capacitación.

Las autoridades de Monterrey, la tercera ciudad más grande de México, desplazaron a casi 300 policías de tráfico, o cerca de una cuarta parte de la fuerza, por no pasar las pruebas diseñadas para detectar casos de corrupción y por incompetencia.

Se trata de la más reciente iniciativa del gobierno mexicano para depurar las fuerzas policiales, muchas de ellas sospechadas de tener vínculos con el crimen organizado.

A fines del mes pasado, todos los agentes de tráfico en Monterrey fueron sacados de servicio para ser sometidos a exhaustivas pruebas, elaboradas para evaluar su honestidad, aptitud mental y estado de salud, informó el corresponsal de la BBC en México, Stephen Gibbs.

En ese proceso también fueron examinadas las condiciones de vida de los uniformados para ver si había evidencias de ingresos adicionales, posiblemente de origen ilegal, agregó Gibbs.

Los resultados finales no fueron buenos, destacó el corresponsal de la BBC.

Casi un cuarto del total no pasó el examen completo, por lo que fueron desplazados.

Otros 500, en tanto, fueron enviados a tomar cursos de capacitación y a más de la mitad les dijeron que tenían exceso de peso.

Quejas de los ciudadanos

Según Gibbs, los habitantes de Monterrey, que es una de las ciudades más prósperas del país, se han quejado porque la policía local no está a la altura de la función que debe cumplir y porque, en algunos casos, trabaja en connivencia con la delincuencia organizada y los carteles de la droga.

Como respuesta, el alcalde ya había impuesto la prohibición de los controles de consumo de alcohol en diversos puntos de la ciudad, ya que muchos habían sido utilizados con fines de extorsión.

También se prohibió a los agentes de policía llevar teléfonos celulares cuando están en servicio para evitar que alertaran a los delincuentes.

El presidente de México, Felipe Calderón, prometió terminar con la corrupción en todos los niveles a través de un proceso que –según admite el gobierno– podría durar décadas, informó el corresponsal.

Contenido relacionado