La economía "anónima" del narco mexicano

La mafia del narcotráfico y el crimen organizado en México está impregnando cada vez más a la economía formal e informal del país, al punto que llegan a influir de una u otra manera en más de la mitad de los sectores económicos, según le dijeron expertos a BBC Mundo.

Edgardo Buscaglia, director del Centro Internacional de Desarrollo Legal y Económico en México y reconocido experto en temas sobre narcotráfico asegura que al menos el 65% de los sectores económicos del país tienen una influencia de los traficantes de drogas.

Image caption Los narcotraficantes han construido un tejido social y económico que les sirve de base.

Por un lado, se observa la contratación de personas para diversas labores ilegales vinculadas al narco, desde actividades campesinas hasta las de informantes.

"Unos 500.000 campesinos están vinculados directamente al crimen organizado, mediante la producción de marihuana y amapola, el transporte y todo lo relacionado al narcotráfico", le indicó a BBC Mundo el ex fiscal general adjunto de México y experto en crimen organizado, Samuel González Ruiz.

Por su parte, Raúl Benítez Manaut, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), observó también que el narco ha creado un nuevo tejido social basado de la exportación de drogas a Estados Unidos desde ciudades fronterizas como Reynosa, Nuevo Laredo, Tijuana y Ciudad Juárez.

"Se ha generado una base social de apoyo al narco, sobre todo en los jóvenes, que participan activamente en las actividades del narco en el norte del país como sicarios o exportadores", le dijo a BBC Mundo.

Otros "negocios"

Pero también los narcotraficantes han incursionado, en algunos casos, como La Familia Michoacana o Los Zetas, en otras actividades, como el uso de la extorsión o la venta de mercancía pirata, lo cual también genera ingresos a una parte de la población.

Lea: "La Familia", mucho más que un cartel

González Ruiz señaló que este fenómeno se observa principalmente en la zona del Cartel del Golfo, donde se da la unificación de la piratería controlada por Los Zetas.

"Allí, venden discos piratas, libros robados, todos artículos de la economía informal", especificó. Según datos oficiales, entre un 40% y un 50% de la economía mexicana es informal.

El experto aseguró que cada vez más los narcotraficantes se apoderan de negocios ilícitos, como la prostitución, por medio de la extorsión o del intercambio de favores por protección y seguridad.

Proveedores de servicios

Por el lado legal, los expertos coincidieron en que los carteles de la droga penetran en las empresas privadas con el fin de lavar su dinero, lo que redunda en la generación de empleos.

Así, invierten en el negocio de la venta de vehículos, en la industria de la construcción, en restaurantes, en el sector turístico, y hasta en la exportación a través de compañías con licencia para exportar a Estados Unidos.

El ex fiscal González Ruiz informó que en algunas zonas, como Sinaloa, Chihuahua, Tamaulipas, Michoacán y Guerrero, "las familias" también brindan a sus miembros cobertura de salud y educación.

"En una zona de Michoacán, Los Zetas hasta proveen servicio de internet", aseguró.

El doctor Jorge Chabat, investigador de temas de narcotráfico y seguridad del Centro de Investigación y Docencia Económicas de México (CIDE), explicó que "desde hace años que el narcotráfico ha penetrado en algunas partes de la sociedad mexicana a través de la creación de empleos directos y de una contribución económica en varias regiones del país".

Y acotó que, si bien es difícil medir el impacto directo en la economía, el efecto mayor es indirecto, debido a la contribución económica que este dinero genera a través del consumo de bienes y servicios.

"En muchas poblaciones se sabe quiénes son los narcotraficantes y la gente prefiere voltear para otro lado y recibir los beneficios económicos. Para algunas personas, es la única posibilidad de ascenso social", le aseveró a BBC Mundo.

"Además, en algunos poblados pequeños los narcos contribuyen con la construcción de obras públicas, como iglesias o escuelas. Incluso, algún narco llegó a repartir regalos a los niños en fiestas infantiles aconsejando que se portaran bien", apuntó Chabat.

"Actor económico"

Todo esto forma parte de un proceso por el cual, según una investigación impulsada por el capítulo colombiano de Transparencia Internacional, las mafias del narcotráfico, de la mano de sectores políticos, han logrado controlar porciones del Estado en tres países de América Latina: Colombia, México y Guatemala.

Lea: El narco: un cáncer en tres países

Para el director de Transparencia Méxicana, Eduardo Bohórquez, en México -que fue por mucho tiempo zona de tránsito de la droga- el crimen organizado está empezando a tener ahora presencia política.

"La tendencia es ir interfiriendo en las instituciones públicas locales, estatales y federales", subrayó Bohórquez en entrevista con BBC Mundo.

Para ello, el experto observó que el gobierno del presidente Felipe Calderón está llevando a cabo una estrategia de tres fases: la de contención policial y militar, la de procuración de justicia y la de restauración del tejido social en los lugares afectados.

"Ya que no es suficiente con la aprehensión de los narcotraficantes, sino que es necesaria la destrucción de ese tejido social", explicó.

Bohóquez observó que el fenómeno del crimen organizado, como actor económico que puede comprar influencias políticas, tiene buenas estructuras de gerencia, no es improvisado y ve lo que funciona y lo que no, lo que es rentable y lo que no lo es.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.