Bachelet rechazó ''ofensas'' de García

Michelle Bachelet, presidenta de Chile
Image caption La presidenta de Chile insistió en no dañar las relaciones con Perú.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, se refirió por primera vez a la acusación de espionaje realizada por Perú y rechazó las palabras del mandatario Alan García al tratar a su gobierno como una "republiqueta", haciendo un llamado a mantener el respeto para no dañar la relación entre ambos países.

"Las expresiones, que yo llamaría ofensivas y altisonantes, que hemos conocido en el día de ayer (lunes), en nada contribuyen a la integración y a la cooperación que debe animarnos entre países vecinos", expresó Bachelet.

Lea: Perú envía a Chile "pruebas" de espionaje

"Creo que este es el momento, si de verdad queremos trabajar por el bienestar de nuestros pueblos, en que lo que debe primar por sobre todas las cosas es el respeto sobre cualquier otra consideración, así como las responsabilidades de las autoridades", agregó.

La mandataria chilena retornó a Santiago este martes luego de una gira por Asia e Italia, y de inmediato se reunió con su consejo de ministros para tratar el caso que destapó Lima, al denunciar que el suboficial de la Fuerza Aérea de Perú (FAP) Víctor Ariza Mendoza había vendido información oficial.

En la cita se trataron las declaraciones de Alan García, quien el lunes al retornar a Perú desde Singapur -donde se encontró con Bachelet durante el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC)- dio por confirmado el espionaje y lo calificó como "repulsivo".

Un país prestigioso

En su mensaje al país tras reunirse junto al consejo de seguridad, García además planteó que el espionaje chileno respondía a "comportamientos propios de una 'republiqueta' y no de un país democrático", lo que despertó la molestia de las autoridades chilenas.

Michelle Bachelet insistió en no dañar las relaciones entre ambos países, y defendió el prestigio chileno en el ámbito global.

"Siento un tremendo orgullo de ser la presidenta de un país que se ha sabido ganar el merecido respeto y un lugar y un prestigio a nivel internacional. Y yo quiero llamar a mantener el respeto que se requiere en la relación entre los países", manifestó.

Lea también: Viejas heridas, nuevos roces

Similar fue la reacción del ministro de Relaciones Exteriores chileno, Mariano Fernández, quien destacó la institucionalidad del país desde el retorno a la democracia en 1989, y aseguró que el gobierno "no se siente tocado" por las expresiones del presidente peruano.

"Esto es una gran república con una democracia ejemplar, estamos viviendo una paz envidiable y con las instituciones del país perfectamente organizadas", recalcó el canciller.

Embajador en consulta

El ministro Fernández confirmó además que el embajador chileno en Lima, Fabio Vío, permanecerá "un par de días" en Santiago "mientras tenemos más consultas internas entre nosotros", a la espera de que se aclare la situación denunciada por Perú.

Chile espera que el gobierno de Alan García envíe toda la información de que dispone, tal como prometió el canciller peruano, José Antonio García Belaúnde, quien además dijo que el mismo reporte irá a la Policía Internacional (Interpol) para que investigue el hecho.

La respuesta de Michelle Bachelet a su par peruano es un nuevo capítulo dentro de una escalada de conflictos entre ambos países, que surgió con fuerza cuando Perú demandó a Chile ante la corte internacional de justicia de La Haya en 2008, en reclamo de unos 35.000 kilómetros de área marítima.

Diputados y senadores chilenos han señalado que Perú intenta hacer parecer a su país como beligerante, como estrategia de cara a la causa que verá el tribunal en Holanda. La rivalidad entre ambas naciones se mantiene desde que Chile se quedó con territorios tras ganar la guerra del Pacífico en 1879.

Contenido relacionado