La disputa Perú-Chile se internacionaliza

Alan García, presidente de Perú
Image caption Perú quiere denunciar a Chile ante Unasur por su presunto armamentismo.

Cinco días después de que comenzara el escándalo por el presunto espionaje chileno a Perú, el conflicto podría llegar a instancias internacionales.

Perú anunció que pedirá a la Policía Internacional (Interpol) que investigue el caso y anunció que presentará una queja ante la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y la Organización de Estados Americanos (OEA).

La polémica se inició el 12 de noviembre, cuando se hizo público que el suboficial Víctor Ariza Mendoza de la Fuerza Aérea Peruana presuntamente había entregado a Chile documentos secretos que contenían información sobre las compras de armamento previstas por Perú hasta 2021.

Desde ese momento, el gobierno de Lima ha acusado al de Santiago de injerencia, y el presidente peruano, Alan García, llegó a hablar de "atentado contra la soberanía" del país.

El martes, el ministro de Relaciones Exteriores de Perú, José García Belaunde, anunció que había enviado "pruebas del espionaje" a Chile –un informe de más de 2.000 páginas que, se espera, estará en manos del gobierno chileno este miércoles- y exigió que "se establezca un mecanismo de investigación para llegar a la verdad".

Lea: Perú envía a Chile "pruebas" de espionaje

Más que bilateral

Desde Santiago se han negado en todo momento estas acusaciones. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, calificó las declaraciones del gobierno peruano de "altisonantes y ofensivas", a la vez que hizo un llamado a la cooperación.

Ahora, el conflicto -que se había mantenido en un nivel bilateral- podría internacionalizarse si Perú cumple su anuncio de solicitar a Interpol que investigue los documentos descubiertos en manos del suboficial Ariza.

"(El presidente de Perú, Alan García) va a pedir a Interpol que confirme la no manipulación de esta documentación", afirmó este miércoles García Belaunde en declaraciones citadas por la agencia de noticias EFE.

Por otra parte, la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso peruano aseguró que remitirá a Unasur y a la OEA una protesta por el presunto espionaje chileno.

"Se ha aprobado una declaración que contiene tres puntos: primero, repudiar el espionaje de Chile; segundo, denunciar la política armamentista por parte del gobierno de ese país, y tercero, ratificar la voluntad pacifista e integradora de Perú", dijo el presidente del Parlamento peruano, Luis González Posadas.

Conflictos pendientes

Según el diario chileno La Tercera, la voluntad de Lima de elevar la polémica al ámbito internacional causó malestar en el gobierno de Santiago.

Image caption Este miércoles, el gobierno chileno recibirá las "pruebas" de espionaje enviadas por Lima.

"A juicio de los analistas de la Cancillería chilena, el telón de fondo de la actual crisis con Perú son precisamente las compras militares. Fuentes chilenas sostienen que la apuesta de García es mostrar a Chile como un país belicista", apuntó el periódico.

Más allá de este episodio, las relaciones entre los dos vecinos ya eran tensas desde que, en marzo de 2009, Perú decidiera llevar ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya la disputa que mantiene con Chile por la soberanía de 35.000 kilómetros de área limítrofe marina.

Lea: viejas heridas, nuevos roces

"Diputados y senadores chilenos han señalado que Perú intenta hacer parecer a su país como beligerante, como estrategia de cara a la causa que verá el tribunal en Holanda. La rivalidad entre ambas naciones se mantiene desde que Chile se quedó con territorios tras ganar la guerra del Pacífico en 1879", comentó el colaborador de BBC Mundo en Santiago, Rodrigo Bustamante.

Contenido relacionado