Brasil: aprueban extradición de Battisti

Césare Battisti
Image caption Battisti inició una huelga de hambre para evitar que las autoridades brasileñas le extraditen a su país

El Supremo Tribunal Federal (STF) de Brasil aprobó este miércoles la extradición a Italia del ex activista de izquierdas Césare Battisti, condenado en su país a cadena perpetua por cuatro asesinatos.

La máxima instancia judicial brasileña adoptó la decisión por cinco votos a favor y cuatro en contra. El voto definitivo fue el del presidente del tribunal, Filmar Mendes, quien consideró que los asesinatos que se le imputan a Battisti son "crímenes comunes" y no "políticos", como alega el detenido.

Según la periodista de BBC Mundo en el Cono Sur, Veronica Smink, a pesar del fallo del tribunal, la última palabra sobre la situación de Battisti la tendrá el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva.

Esto se debe a que en una segunda votación los magistrados del STF decidieron que su fallo inicial es sólo una "autorización", por lo que Lula tendrá que dar el visto bueno.

Lula decidirá si acata el fallo y su país entrega a Battisti a las autoridades italianas o si lo acoge como asilado.

Según Smink, Lula ya se ha expresado en contra de la extradición, sin embargo, hasta ahora ningún mandatario brasileño ha bloqueado una decisión del STF en este sentido.

Grupo de extrema izquierda

Césare Battisti, de 54 años, fue condenado por la justicia italiana por los asesinatos de cuatro personas -entre ellas, dos policías- cometidos a finales de la década de los '70, durante los llamados "Años de Plomo" de la península itálica.

Image caption Lula ya se ha expresado en contra de la extradición de Battisti.

Por entonces, Battisti era líder de un grupo clandestino de extrema izquierda, que se daba a conocer como los "Proletarios Armados por el Comunismo".

En el juicio, que tuvo lugar en 1993, se condenó al militante in absentia a cadena perpetua, aunque él siempre se declaró inocente.

Tras su fuga de la cárcel en 1981, estuvo en la lista de los más buscados por la justicia italiana.

Vivió como refugiado en Francia, pero debió abandonar ese país en 2004 cuando quedó sin efecto la llamada Doctrina Mitterrand, que concedía asilo a los ex terroristas italianos que se comprometieran a no cometer delitos ni a participar en actos violentos.

Ante la posibilidad de ser extraditado por el gobierno francés, el ex líder se fugó a Brasil, donde fue capturado en 2007 en Río de Janeiro y recluido en la penitenciaría de Papuda, en Brasilia.

Desde entonces ha estado en esa cárcel, pese a que en enero pasado el gobierno brasileño le concedió el estatus de refugiado político, bajo la presunción de que puede ser objeto de una "persecución política" en su país.

La concesión del refugio desató una tormenta diplomática con Italia, que llegó a retirar a su embajador en Brasil durante un mes.

El pasado fin de semana, Battisti inició una huelga de hambre para evitar que las autoridades brasileñas que le extraditen a su país

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.