Última actualización: viernes, 27 de noviembre de 2009 - 10:21 GMT

México

Un mar de expediciones y una esperanza

Amanecer en el Golfo de México

Un puñado de expediciones han intentado encontrar la isla... siempre en las mismas coordenadas.

Bitácora de navegación. Día 5 y final.

Las especulaciones comenzaron en 1997 cuando el gobierno mexicano buscó sin éxito la isla Bermeja. El contraalmirante Néstor E. Yee Amador informó a sus superiores: "El día 5 de septiembre a las 07:00 horas arribó el buque a la situación geográfica Latitud 22° 33' Norte, Longitud 91° 22' Oeste, no habiéndose encontrado el supuesto islote Bermeja".

El gobierno dio por terminada la búsqueda y firmó con EE.UU. el tratado para delimitar los Hoyos de Dona usando Alacranes como referencia y no Bermeja.

La historia durmió entonces "el sueño de los justos" hasta que las investigaciones de Fabio Barbosa la regresaron a la luz pública. Al calor de la renovada historia un ex funcionario del gobierno mexicano incluso declaró que la isla estaba en las coordenadas oficiales pero hundida 30 o 40 metros bajo el mar.

Doce años después, en 2009, un par de pequeñas expediciones particulares armadas con ecosondas y buzos se trasladaron al lugar, pero tampoco encontraron vestigios de la isla.

Por esas mismas fechas intervino la Cámara de Diputados de México a fin de que se organizara una expedición científica al lugar. A solicitud de los legisladores, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) envió a un equipo de investigadores a bordo del buque oceanográfico Justo Sierra a las coordenadas "oficiales" de la isla.

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

La expedición realizó un barrido acústico en la zona, midió la profundidad del mar en dicho punto (Latitud 22° 33' Norte, Longitud 91° 22' Oeste) y con la ayuda de un equipo especial, recogió muestras del fondo marino. (Ver video a la derecha)

La conclusión fue que en ese punto jamás pudo haber existido una isla. La profundidad en el lugar es superior a los 1.400 metros y el lecho marino es completamente plano; es decir, no hay vestigios de los restos de una isla.

Muchos se apresuraron a señalar que la investigación de la UNAM confirmaba que Bermeja nunca existió, pasando por alto una de las mayores conclusiones de la expedición: la isla podría estar en otras coordenadas.

"Las técnicas de reconocimiento que se usaban en la antiguedad no eran tan precisas como las que nos dan los instrumentos que utilizamos en estos días. Se basaban más en descripciones sobre la posición de otros lugares más conocidos, por eso es que los cartógrafos situaban a la Bermeja en distintas posiciones", me informa Irasema Alcántara, directora del Instituto de Geografía de la UNAM y una de las coordinadoras de la expedición.

...creemos firmemente que la isla sí existió, pero en otra ubicación.

Irasema Alcántara, Instituto de Geografía de la UNAM

"Cuando analizamos los mapas que se presentaron a lo largo de siglos, descubrimos que en muchos casos estos se acompañaban con descripciones de otras islas alrededor de Bermeja. Hemos encontrado documentos donde hay descripciones muy precisas de la existencia de la isla Bermeja al mismo tiempo que otros lugares del área. Con base en esto creemos firmemente que la isla sí existió, pero en otra ubicación", me dice Alcántara.

Advierte, sin embargo, que incluso si se logran determinar nuevas coordenadas para Bermeja, se requerirá realizar nuevas expediciones científicas para las cuales quizá no haya presupuesto.

Las otras hipótesis

Un bote de pescadores en Progreso, Yucatán, México

Los pescadores de la zona aseguran que han visto "bajos" en la zona.

Independientemente de su ubicación, los cartógrafos insisten en señalar que Bermeja se habría encontrado en el límite de la plataforma continental, donde suelen abundar los arrecifes coralinos. Algunos, como Michel Antochiw, señalan que de un lado de la plataforma la profundidad del mar es baja y del otro se abre un abismo. Por eso, dice, una hipótesis es que un derrumbe submarino pudo haberse llevado la isla.

Llegó la hora de abandonar el barco científico y buscar los últimos rastros de Bermeja entre viejos lobos del mar: los pescadores.

En busca de más pistas decido recorrer la capitanía del puerto de Progreso, Yucatán, en el sureste de México. El lugar está adornado permanentemente por botes pesqueros cuya herrumbre atestigua que han pasado una vida entera en el mar.

Tras un par de intentos infructuosos, finalmente en medio de una celebración, un grupo de pescadores me presta atención y apuntan a uno entre ellos: "éste si sabe", me dicen.

La Bermeja todavía existe.

Pescador en el puerto de Progreso en Yucatán, México

"La Bermeja todavía existe. Es un bajo de arena que está al norte de Cayo Arenas (Campeche, en el sureste mexicano). Lo que pasa es que no siempre se puede ver", me asegura el que "sabe".

Bermeja se resiste a desaparecer a pesar de que nadie ha podido encontrarla. Como único testigo queda el recuerdo de algún navegante español que siglos atrás vio su mancha rojiza en el Golfo de México.

Es posible que la isla siga ahí esperando a ser rescatada por una exitosa expedición que finalmente de con su ubicación y explique su misteriosa desaparición.

Para mí la isla no está muerta, pero temo que pueda quedar en el olvido.

clic Lea los comentarios de nuestros lectores

PARTICIPE

* Campos obligatorios

Total: 0

Los datos provistos no serán utilizados para enviar mensajes no solicitados, ni tampoco serán entregados a terceros. Su información personal sólo se utilizará para fines administrativos.


BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.