Unasur acepta garantías de Colombia y EE.UU.

La reunión de cancilleres y ministros de Defensa de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur) aceptó las garantías formales ofrecidas por Colombia y Estados Unidos de que el acuerdo militar suscrito por ambos gobiernos no afectará la soberanía del resto de países de la región.

Image caption Los ministros reunidos en Quito aceptaron las garantías formales ofrecidas por Colombia y EE.UU.

La reunión, efectuada este viernes en Quito, se inició con la entrega de una nota diplomática enviada por el canciller de Colombia, Jaime Bermúdez, quien no viajó a Ecuador. Tampoco lo acompañó el ministro de Defensa colombiano, Gabriel Silva.

En la misiva, Bogotá reitera que existen garantías de que el acuerdo con Estados Unidos contiene el principio de "no intervención en los asuntos internos de otros Estados".

El día previo a la cita de Quito, la secretaria de Estado del gobierno estadounidense, Hillary Clinton, había enviado una carta a los miembros de la Unasur dejando "absolutamente claro" que el convenio militar entre Bogotá y Washington será ejecutado "con total respeto a la soberanía e integridad territorial de otros países".

El canciller de Brasil, Celso Amorín, quien debió abandonar la cita al mediodía, mostró su satisfacción por la explicación colombiana. "Salgo optimista de los debates. Hubo avances sobre todo en una cuestión que nos preocupaba mucho, que era lo de las garantías formales", dijo.

No obstante, la cita dejó abierto el debate sobre una eventual condena a la presencia de bases extranjeras en la región.

"Hechos concretos"

Ecuador, como presidente pro témpore de Unasur, también señaló su complacencia por las garantías presentadas en torno al acuerdo militar.

"Uno de los mejores resultados de la reunión de hoy (viernes) ha sido el tener un texto donde se nos garantiza plenamente la no intervención extraterritorial por parte de este tipo de acuerdos", manifestó el canciller ecuatoriano, Fander Falconí.

Por su parte, el canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, resaltó el hecho de que Colombia y Estados Unidos hayan presentado garantías por escrito, pero dijo que en su gobierno "nosotros no pecamos de inocentes (…), los papeles tienen que traducirse en hechos concretos.

"Compartimos el esfuerzo de todos los gobiernos del continente de convertir estos papeles y estas garantías escritas en realidades, y que no vayan a ser burlas, como lo que pasó en Honduras", manifestó Maduro, quien agregó que se le ha encargado a Ecuador buscar un diálogo directo entre la Unasur y Estados Unidos que profundice en las iniciativas de Washington en la región.

Debates pendientes

La cita de Quito resolvió además, por consenso, sentar las bases de una "doctrina de seguridad" en la región, que incluye el establecimiento de medidas de confianza mutua, así como mecanismos de verificación y homologación de gastos militares.

Image caption Para Maduro, las garantías tienen que traducirse en hechos concretos.

El ministro de Defensa ecuatoriano, Javier Ponce, dijo que la Unasur creará una red de información que permita transparentar los gastos militares y los ejercicios y maniobras militares que se lleven adelante en la región.

Ponce señaló que además se resolvió la participación de los miembros de la Unasur como observadores en los ejercicios y maniobras militares que se hagan como parte de convenios miliares con terceros países.

No obstante, Ponce señaló que la Unasur aún debe trabajar hacia el establecimiento de "una región libre de presencia de bases militares extra-regionales".

En efecto, buena parte de la reunión, a la que tampoco asistieron los cancilleres y ministros de Defensa de Chile, Argentina y Bolivia, se trabó en una larga discusión en la que países como Venezuela y Ecuador defendieron la inclusión en la declaración final de la cita de Quito de un párrafo que condene la instalación de bases extranjeras en la región.

Según un comunicado del Ministerio de Defensa de Ecuador, la delegación colombiana, liderada por el director para América de la cancillería de dicho país, se opuso a incluir dicho texto en la declaración final de la cita de Quito.

Además de dicha condena, la cita de Quito dejó abierto el debate sobre las propuestas de Venezuela de que las bases colombianas usadas por Estados Unidos "no sean utilizadas para traer armas nucleares a la región" y de que la Unasur trabaje junto con Bogotá en el desarrollo de una propuesta de paz para Colombia.

Crisis Colombia-Venezuela

La cita de Quito no discutió en específico la crisis entre Colombia y Venezuela. Esto, a pesar de que este viernes la tensión entre los dos países se mantuvo. Desde Bogotá, el ministro de Defensa colombiano, Gabriel Silva, le dijo a Radio Caracol que su país evitará una guerra, pero que si a Colombia la toca enfrentarla, la ganará.

"La obligación número uno de un ministro de Defensa es evitar la guerra a toda costa; la segunda obligación de un ministro de Defensa es que si alguien se la hace a Colombia debe enfrentarla y ganarla, pero estamos en la primera, que es evitar a toda costa una confrontación", dijo Silva.

El funcionario manifestó que "por primera vez en décadas, prácticamente un siglo, al ministro de Defensa también le toca pensar en cómo enfrentar y prepararse para una situación de amenaza externa".

En respuesta, el canciller venezolano calificó en Quito al ministro Silva como "francotirador loco e irresponsable, guerrerista, que ha empezado a disparar contra Venezuela desde Bogotá".

Contenido relacionado