Juez Garzón apunta al dinero de Pinochet

El juez español Baltasar Garzón amenazó con congelar hasta US$100 millones del Banco de Chile y de cercanos al fallecido ex gobernante militar chileno Augusto Pinochet, incluida su viuda Lucía Hiriart, por el delito de lavado de dinero.

Image caption El juez Garzón amenaza con congelar fondos de familiares de Pinochet.

El magistrado de la Audiencia Nacional española, quien en 1998 logró la detención de Pinochet en Londres al acusarlo de genocidio, también apunta al ex albacea de Pinochet, Óscar Aitken, y a dos de los máximos responsables de la entidad bancaria, Pablo Granifo Lavín y Hernán Donoso Lira.

Garzón ordenó que Lucía Hiriart y los otros imputados paguen US$77.348.374 bajo el concepto de "fianza solidaria" mientras dura la investigación, y fijó un plazo de 10 días para que sea cancelada. De lo contrario, embargará y bloqueará cuentas por un tercio más del monto fijado, lo que totalizaría más de US$100 millones, para resarcir a las víctimas españolas del régimen militar chileno.

El juez impuso esta cifra al acoger una presentación de la Fundación Española Presidente Allende que en abril de 2007 acusó al Banco de Chile de ocultar cuentas del ex presidente, individualizando la responsabilidad de los imputados y cuantificando en US$77.348.374 el dinero presuntamente blanqueado.

Joan Garcés, presidente de la fundación que recuerda al ex mandatario Salvador Allende, explicó que "el problema con la familia fue que escondió los bienes, por eso la responsabilidad civil está siendo exigida a los bancos que ayudaron a esa ocultación".

Sin antecedentes

La Fundación Española Presidente Allende se basó en un informe de la Brigada de Lavados de Activos de la Policía de Investigaciones de Chile, pero este informe es desconocido incluso por el juez chileno Manuel Valderrama, quien está a cargo de determinar el monto y el origen de la fortuna de Augusto Pinochet a través del llamado caso Riggs.

El caso data de 2004, cuando el Senado de los Estados Unidos descubrió cuentas bancarias secretas de Pinochet en el Riggs Bank de Washington. El proceso judicial fue abierto por malversación de fondos públicos.

"En cuanto al lavado de dinero, no hay ningún indicio de que se ha producido ese ilícito, porque lo que se ha visto hasta ahora ha sido el tema de malversación y la orientación no va en esa línea", señaló este lunes el magistrado chileno.

Valderrama insistió en que no conoce el informe en que se basó Garzón y que tampoco ha recibido alguna comunicación oficial que apunte en esa dirección.

En tanto, el Banco de Chile reaccionó mediante un comunicado, y dijo no tener "más antecedentes que la información aparecida en la prensa".

La institución financiera recalcó que "las operaciones vinculadas al caso Pinochet y sus relacionados han sido examinadas y cerradas por variadas instituciones regulatorias y administrativas en Estados Unidos", y sostuvo que la demanda de la fundación española "fue desestimada por la justicia norteamericana en febrero de 2007".

Persecución política

Image caption La familia de Pinochet reaccionó con incredulidad ante las acusaciones del juez Garzón.

La familia del militar que gobernó Chile entre 1973 y 1990 y que murió en diciembre de 2006, reaccionó con incredulidad ante las acusaciones de Baltazar Garzón.

Rodrigo García Pinochet, nieto del ex gobernante, desestimó la imputación y le dijo a BBC Mundo que se trata de una persecución política.

"Hay un juicio, una investigación llevada por los tribunales chilenos por más de cinco años, y todas las imputaciones que se le atribuían tanto a mi abuelo como a mi abuela y sus hijos han sido desestimadas. Lamento que ahora se mantenga una persecución contra la viuda del general Pinochet, que es una señora ya de 86 años", expresó.

Respecto de los US$77 millones, el hijo de Lucía Pinochet Hiriart sostuvo que "es una suma arbitraria que no tiene ningún asidero, y lamentablemente se presta a confusión porque algunos pensarán que eso es lo que se le imputa a mi abuelo".

García Pinochet remarcó que sólo los tribunales locales tienen competencia en este caso, mientras el juez Baltasar Garzón anunció su intención de viajar a Santiago para interrogar personalmente a los imputados. Aunque para ello primero tiene que pedir una carta rogatoria a la justicia chilena para que le dé la autorización.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.