Morales, entre el aplauso y el abucheo

Evo Morales
Image caption En 2006 Evo Morales se convirtió en el primer Presidente indígena de Bolivia.

Los ojos del mundo se volcaron a Bolivia en enero de 2006 para ver, por primera vez, a un indígena recibir la banda presidencial.

La expectativa generada entonces rebasó las fronteras y cuatro años después, la pregunta es si el presidente Evo Morales, que buscará la reelección este domingo 6 de diciembre, estuvo a la altura del desafío y si colmó las enormes expectativas que generó cuando asumió el poder.

Los presidentes suelen moverse entre aplausos y abucheos y Morales no fue la excepción.

El analista Jorge Lazarte le dice a BBC Mundo que, probablemente, "el país no ha conocido a un presidente que hubiera hecho una apuesta tan grande por la justicia social", pero al mismo tiempo, "tampoco hubo un presidente que hubiera desmontado tanto las instituciones de derecho".

Lazarte se refiere, entre otras, a las instituciones de la cúpula del Poder Judicial, que han quedado paralizadas tras las presiones del oficialismo.

Lazarte indica que eso ha provocado "un apoyo entusiasta de unos y una resistencia no menos entusiasta de otros, lo que ha terminado por dividir al país".

Morales, entre dos agendas

No obstante, para el analista Fernando Mayorga, el tema del desmontaje de las instituciones "es un discurso erróneo de la oposición", puesto que el país se encuentra en una etapa de transición hacia una nueva institucionalidad, que se consolidará con la aplicación plena de la nueva Constitución.

Es más, Mayorga cree que Morales ha logrado satisfacer tanto la agenda del oficialismo como la de la oposición.

Por un lado, ha impulsado una nueva Constitución, cuyos protagonistas son los pueblos indígenas, originarios y campesinos. Y, por otro, ha incluido en esa nueva Constitución las autonomías departamentales, que eran la principal demanda de los opositores.

Por lo tanto, al quedarse sin discurso, la oposición ahora acusa a Morales de minar la democracia y de instaurar un gobierno autoritario.

Contrariamente, Lazarte no ve un logro en la nueva Constitución porque cree que "no es un texto democrático, no ha sido elaborado siguiendo el diseño de un estado de derecho y porque es un texto que va a terminar concentrando mucho poder en la cúpula".

Nacionalización de doble filo

En el plano económico, Morales ha sido favorecido por el incremento de los precios de las materias primas a nivel internacional, lo que le ha permitido cerrar una gestión económica positiva que, incluso, fue reconocida por el Fondo Monetario Internacional.

Además, ejecutó una de sus más polémicas medidas: la nacionalización de los hidrocarburos.

En este sentido, el especialista en hidrocarburos Carlos Miranda le dice a BBC Mundo que si bien la nacionalización "ha sido un éxito monetario de corto plazo porque han subido los ingresos", no ha permitido el desarrollo de la industria petrolera porque la medida ha generado desconfianza entre los inversionistas.

De haber sido el centro estratégico de provisión y transporte de hidrocarburos para el Cono Sur, Bolivia se ha convertido en un país importador de carburantes y ha ido perdiendo mercados en los países vecinos, los que han optado por la importación de gas natural licuado de otros continentes.

En suma, Miranda sentencia que la nacionalización ha servido "para ganar autoestima nacional", pero como una forma de expandir el negocio "ha sido un rotundo fracaso".

Tareas pendientes

Image caption Las ecuestas sugieren que Morales ganará las elecciones.

Pero para el analista Mayorga, la principal falencia de la gestión de Morales ha sido la falta de eficiencia.

Considera que una tarea pendiente es compatibilizar los intereses nacionales con los de aquellos grupos sociales que le apoyan, como los cocaleros y los indígenas.

Y, la lucha contra la corrupción es otro asunto por abordar.

Para Jorge Lazarte, si gana las elecciones, el éxito de la segunda gestión de Morales dependerá de si controla o no el Congreso para aplicar la nueva Constitución y tomar el control total de las instituciones.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.