AI pide "investigación justa" en Perú

Protesta en Bagua, Perú
Image caption AI quiere que se investiguen de la misma manera los casos de muertes de indígenas como de policías.

Amnistía Internacional (AI) reclamó a las autoridades de Perú que abran una investigación "justa e imparcial" sobre la violencia desatada en junio pasado durante el bloqueo de una carretera, que se saldó con la muerte de más de treinta personas.

AI desea que se adelante una investigación acerca del fallecimiento de diez indígenas, similar a la que se lleva a cabo sobre la muerte de 23 agentes de policía durante esos incidentes.

Al menos doscientas personas resultaron heridas el pasado cinco de junio cuando las fuerzas del orden intervinieron para poner fin a una protesta de miles de personas por el uso de tierras y recursos en una carretera cerca de Bagua, en el norte de Perú.

"Deben tomarse medidas para llevar ante la Justicia a todos los supuestos autores de estos serios abusos", señaló la subdirectora de América de Amnistía Internacional, Guadalupe Marengo.

Entretanto, Silvia Loli, directora de AI en el Perú afirmó a BBC Mundo que las raíces de la violencia contra indígenas se remonta mucho tiempo atrás.

"Durante décadas, los pueblos indígenas del Perú han sido sistemáticamente olvidados por los gobiernos y marginados de la sociedad" y agregó que con el informe "Amnistía Internacional exige al Estado Peruano que repare a todas las víctimas y que investigue debidamente todas estas violaciones y asesinatos, tanto de policías como de nativos, asegurando que se toman las medidas necesarias para que todos los responsables sean llevados ante la justicia".

Testimonios

La organización defensora de los derechos humanos afirma que si bien hay acusados en relación con la muerte de los policías, no se han presentado cargos contra ninguno de los sospechosos de estar implicados en el fallecimiento de manifestantes.

AI agrega que los líderes indígenas también han sufrido "intimidación y acoso" por parte de las autoridades.

El informe cita el caso del líder indígena César Sánchez, a quien -según AI- mataron de un tiro al salir del hospital de Bagua, donde buscaba información sobre los fallecidos y heridos.

También señala que once policías murieron tras ser tomados como rehenes por los manifestantes indígenas y que el paradero de uno de ellos es aún desconocido.

La organización cita a Flor de María Vásquez, esposa del comandante Miguel Antón Montenegro Castillo, otra de las víctimas de la violencia. Vázquez aún espera respuestas sobre por qué la policía no envío refuerzos para ayudar a los agentes.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.