Mujica y las esperanzas por Botnia

Protestas contra la papelera Botnia. Foto: Verónica Psetizki
Image caption Mujica negó un acuerdo con Argentina a cambio de apoyar a Néstor Kirchner en Unasur.

¿Podrá José Mujica resolver el conflicto entre Argentina y Uruguay por la instalación de la papelera finlandesa Botnia? Esa es la gran pregunta que todos se hacen estos días a ambas márgenes del Río de la Plata, luego de la elección del nuevo presidente.

"(Con Argentina) queremos llevarnos lo mejor posible. Entonces tenemos que aislar ese problema. Si lo podemos solucionar, bellísimo, y es la meta; pero tratamos de que eso quede ahí, y no multiplicarlo", dijo Mujica ante medios de prensa extranjeros, el día antes de convertirse en presidente electo.

Mujica se reunirá con la presidenta argentina, Cristina Fernández, la semana próxima, durante una cumbre de países del Mercosur que se celebrará en Montevideo. Está previsto que discutan el tema.

La idea es "progresar en algo en la relación", dijo Mujica el martes en su audición de una radio local.

Lea: qué esperar de un gobierno de Mujica

La relación con los Kirchner

Mujica, como nuevo presidente, corre con ciertas ventajas para intentar destrabar el conflicto, indicó a BBC Mundo Romeo Pérez, doctor en Derecho y Ciencias Sociales y analista en temas internacionales.

Por un lado, "el presidente electo ha mantenido una buena vinculación, un canal de comunicación, con el matrimonio presidencial argentino. En algún momento incluso tuvo actitudes que no era fácil compatibilizar con el gobierno de Tabaré Vázquez, como el hecho de que viajó a Buenos Aires en los períodos más ríspidos de la relación entre los dos gobiernos", explicó el analista.

Por otra parte, agrega Pérez, "el conflicto tiene una historia y esa historia aconseja ciertos rumbos. El nuevo mandatario puede valerse de la experiencia de lo que ha ocurrido y ejercer sus competencias con esas lecciones".

Image caption Mujica se reunirá con la presidenta argentina en la próxima cumbre del Mercosur.

"Todo esto le proporciona la oportunidad de hacer algún planteo, esperando mejor recepción de la que obtuvo el gobierno uruguayo anterior", aseguró.

Lea: Uruguay defiende su papelera en La Haya

Rumores y desmentidos

Mujica rechazó versiones de prensa publicadas el martes que aseguraban que había recibido una propuesta de parte de Argentina de que si el año próximo su gobierno votaba al ex presidente Néstor Kirchner como secretario general de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur), se levantaría el corte del puente que desde hace tres años impide el paso entre ambas naciones.

"Ningún ser humano me ha planteado eso arriba de la tierra. Nunca", dijo Mujica.

Hace unos meses, el gobierno de Tabaré Vázquez vetó la candidatura del ex presidente argentino al mencionado cargo en el organismo integrado por los países sudamericanos para la unión cultural, social, económica y política del continente.

Mujica agregó que los únicos contactos que ha tenido han sido con "un funcionario argentino que me planteó hace tiempo la posibilidad, eventualmente, de tener algún delegado para que en forma reservada se empiece a discutir la agenda de diferencias que tenemos, y ver si podemos avanzar en algo, pero no más que eso".

Romeo Pérez no descartó que la postulación de Kirchner al cargo pueda ser un elemento de negociación, pero indicó que después del resultado de las elecciones parlamentarias de este año en Argentina, donde "el Congreso tendrá una composición más adversa al matrimonio presidencial, ha disminuido la vehemencia con que Kirchner busca la secretaría de la Unasur".

"Quizás a esta altura el gobierno uruguayo no sea el único inclinado a buscar un secretario general que no sea Kirchner", dijo.

A esperar

De todas maneras, Mujica aclaró que no iniciará ninguna gestión hasta que comience su mandato, el 1 de marzo. Aunque se mostró confiado, nunca dijo que el conflicto pudiera tener una rápida resolución.

Image caption El puente que une Uruguay y Argentina está bloqueado desde hace tres años.

"Creemos que debemos insistir en el libre tránsito del puente, pero tenemos tiempo", aseguró Mujica en una conferencia de prensa para medios extranjeros, antes de la elección del domingo.

"Sabemos que hay una contradicción fuerte dentro de la Argentina y creemos que el tiempo nos va a ir dando condiciones, y la razón. Argentina a la corta o a la larga va a tener que hacer fábricas de ese tipo, como ha hecho Brasil, y entonces va a ver una realidad distinta".

Y bromeó: "¿Cuánto tiempo lleva eso? No sé. Tenemos paciencia. Compraremos mucha yerba y nos sentaremos en el puente a tomar mate y, quién le dice…".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.