Chile, ¿hacia el cambio?

Candidatos a la presidencia de Chile Sebastián Piñera y Eduardo Frei
Image caption Piñera y Frei encabezan las encuestas en los comicios del domingo.

Chile entró en la recta final para las elecciones presidenciales de este domingo. En los comandos de campaña, los teléfonos no dejan de sonar frenéticamente, pero las áreas de acceso público lucen más bien tranquilas.

Unos pocos partidarios de Eduardo Frei -candidato de la gobernante Concertación de Partidos por la Democracia- agitan banderas gigantes frente a algunos semáforos en rojo y las pancartas de Sebastián Piñera -abanderado de la Coalición por el Cambio- parecieran más numerosas, recostadas contra postes en los pisos de algunas aceras.

Las calles no están empapeladas de propaganda ni el tema es obligado para los taxistas. Para un observador foráneo, se trata de una semana "común y corriente".

En la que es la quinta elección desde el plebiscito de 1988, votar parece haberse convertido en business as usual, como se dice en inglés.

Pero todos parecen tener algo que decir sobre unas elecciones en las que, de acuerdo con encuestas, Chile podría terminar dándole al palacio presidencial de La Moneda una nueva administración de centro-derecha, después de 20 años continuos de gobiernos de centro-izquierda- de la Concertación.

"Ha habido mucha rienda suelta. Mucha democracia y mira lo que pasó: lo tomaron para otro lado", se queja un chofer, haciendo alusión a los problemas que aquejan a los chilenos y que pasan por salud, educación, inseguridad personal y desempleo, por citar los más comunes.

"El problema está en la desigualdad, en la educación deficiente, que se traduce en delincuencia. Esto hace que los 'cabros jóvenes' (adolescentes) anden por ahí en la calle, en vez de estudiar y trabajar", completa su pasajero en el asiento de atrás.

El primero no lo declara abiertamente, pero sugiere que "castigará" con su voto a la centro-izquierda, una tendencia política de la que, cuando menos, está un poco aburrido.

El segundo declara que el "voto es secreto", aunque hace sospechar que la decepción no le da para tanto como para tomar el lápiz y marcar en la papeleta la opción de la coalición de centro-derecha.

Listos en los comandos

Image caption La salud, la inseguridad y el desempleo son las principales preocupaciones de los votantes.

En los comandos de dos de los principales candidatos, la mesa está servida para el que esperan sea el primer plato de un festín electoral.

Hasta ahora algunos incidentes de destrucción de propaganda y de alarmas de bomba han salpicado los preparativos, pero sin mayor novedad.

Las elecciones, garantizó el ministro del Interior Edmundo Pérez-Yoma, "se desarrollarán en forma limpia, tranquila y ejemplar".

"A nuestro juicio este proceso es muy bien llevado. Nuestro país tiene una cultura democrática que tiene veinte años funcionando muy bien", le dijo a BBC Mundo el jefe de campaña de Sebastián Piñera, Rodrigo Hinzpeter.

"Aquí hay una institucionalidad que ha producido una estabilidad democrática bastante buena. Es un proceso que se ha dado con normalidad", coincidió el coordinador de la campaña de Eduardo Frei, Sebastián Bowen, en conversación con BBC Mundo.

Una campaña "muy larga"

Estos portavoces, que representan a las dos opciones más populares de acuerdo con las últimas encuestas, opinaron que la campaña ha sido "muy larga", pero fructífera.

De los dos, sin embargo, Hinzpeter se muestra más confiado: "En cuanto a nuestros candidatos, estamos muy contentos", expresó.

Dice que su coalición ofrece "una combinación entre un mercado, que funcione bien, que genere riqueza y dé trabajo a las personas, con un Estado con un tamaño adecuado que dé protección social a quien lo necesita". Aseguró que ésa es una fórmula ganadora.

Bowen considera que son tiempos de reflexiones. "Los 20 años que han pasado en Chile han cambiado al país (…) La misma Concertación que hace dos décadas tenía claro su norte, ahora se ve frente a dolores de parto, producto de nuevos desafíos a seguir, que reflejen el alma concertacionista frente a los nuevos tiempos", afirmó.

Lo inmediato es el domingo, sin embargo. Sólo si uno de los candidatos obtiene más del 50%, habrá ganador. De lo contrario, las partes dispondrán de un mes para reflexiones, alianzas, acuerdos y promesas, antes de que la segunda vuelta -prevista para enero- haga las definiciones.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.