Última actualización: lunes, 21 de diciembre de 2009 - 21:07 GMT

Padrastro "quería matar al niño con agujas"

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

El brasileño que introdujo decenas de agujas de coser en el cuerpo de su hijastro de dos años dijo que su intención era matar al niño para mortificar a su esposa, indican medios locales.

Roberto Carlos Magalhaes, un albañil de 30 años, hizo su confesión en una entrevista por teléfono desde la cárcel con Globo Televisión.

El pequeño se está recuperando luego de una cirugía en la que se le extrajeron cuatro agujas que estaban cerca del corazón y en los pulmones, de las decenas que tiene incrustadas.

Magalhaes contó que emborrachaba al niño antes de introducirle las agujas, en un ritual mágico que realizaba hasta tres veces por mes.

"Fue una idea loca. Mezclaba vino con agua y hacía que lo tomara. Él bebía y luego se desvanecía, entonces yo le insertaba las agujas", le explicó a Globo.

"Era para vengarme de la madre del muchacho. Pensé que las agujas entrarían en su cuerpo y lo matarían. Era una forma de matar sin que nadie se diera cuenta", agregó.

Nueva operación

Imagen del estómago del niño

Los exámenes de rayos X revelaron que el niño tenía unas 30 agujas de coser alojadas en su cuerpo.

Los exámenes de rayos X revelaron que el niño tenía unas 30 agujas de coser alojadas en su cuerpo.

La periodista de BBC Mundo en el Cono Sur Veronica Smink informó que el menor será sometido a una segunda operación este miércoles, en la que se planea removerle otras piezas metálicas alojadas en la región abdominal.

La nueva cirugía buscará retirar tres agujas, dos de ellas en el intestino y una en la vejiga.

La policía brasileña informó la semana pasada que el padrastro confesó ser el autor del hecho con la ayuda de otro hombre y una mujer.

Los investigadores declararon que Magalhaes dijo que su amante lo había incitado a matar al menor en un ritual afrobrasileño para vengarse de la madre.

La madre del niño lo había llevado a un hospital de la ciudad de Salvador de Bahía, en el noreste del país, porque padecía de dolor de estómago y vómitos.

Ella sospechaba que el niño estaba siendo víctima de algún ritual de magia negra luego de que descubrió objetos sospechosos en la casa donde vivía con Magalhaes -su esposo por seis meses- y sus seis hijos.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.