Murió ex presidente Rafael Caldera

Rafael Caldera
Image caption Caldera fue presidente dos veces, entre 1969 y 1974, y entre 1994 y 1999.

El ex presidente de Venezuela, Rafael Antonio Caldera Rodríguez, falleció en horas de la madrugada de este jueves, a la edad de 93 años.

Su hijo, Andrés Caldera, informó del deceso a través de un contacto con el canal de noticias Globovisión.

Indicó que su padre había padecido de enfermedad de Parkinson por largo tiempo y que durante los últimos días había tenido grandes dificultades para hablar o moverse.

Abogado, sociólogo y político, Rafael Caldera fue presidente en dos ocasiones: en el período 1969-1974 y entre 1993-1998, precediendo al actual mandatario, Hugo Chávez.

En la primera oportunidad representó al partido socialcristiano Copei, que fundó, y en la segunda a una coalición de organizaciones de pequeño tamaño conocida como Convergencia, tras escindirse de la tolda copeyana que postulaba a otro candidato.

Caldera será velado en un centro de estudios políticos de orientación socialcristiana, conocido como el Ifedec. Su sepelio está programado para el sábado.

Participe: ¿Cómo recuerda a Rafael Caldera?

Caldera en dos partes

Posiblemente sea temprano para calibrar la reacción que Venezuela tendrá ante la muerte de Rafael Caldera.

Image caption Caldera es considerado uno de los fundadores de la era democrática en Venezuela.

Históricamente, el ex presidente ha sido reconocido como uno de los "padres de la democracia", por la "pacificación" del país que emprendió en su primer gobierno, y en general por su papel en la consolidación de ese sistema político tras la caída del gobierno de facto del presidente Marco Pérez Jiménez, en 1958.

Sin embargo, se trata del mismo período que las actuales autoridades, encabezadas por el presidente Hugo Chávez, cuestionan, por considerarlo plagado de corrupción y malos manejos que llevaron a Venezuela a caer en la miseria y permanecer en el subdesarrollo.

En la casa de Caldera, precisamente, los principales partidos en existencia en 1958 firmaron el llamado "Pacto de Puntofijo", por el que las partes se comprometían a respetar al gobierno electo, fuera del color que fuera, para garantizar la estabilidad y la gobernabilidad.

En efecto, por cuarenta años candidatos de los dos principales partidos: Copei y el socialdemócrata Acción Democrática, se sucedieron en el gobierno sin contratiempos tras erigirse ganadores en elecciones, celebradas cada cinco años.

Este mismo hecho ha sido criticado en numerosas ocasiones por el gobierno de Chávez, que cree que el Pacto es la máxima expresión de un sistema de alianzas políticas diseñado para garantizar que sólo una élite se mantuviera en el poder y se repartiera los beneficios asociados a éste. Lo llaman la "IV República".

De nuevo en la escena

Para 1992 era un hecho que el sistema derivado de Puntofijo estaba desgastado.

El propio Caldera, entonces senador vitalicio (condición que adquirían por entonces los expresidentes) no gozaba de popularidad.

Pero un golpe de Estado encabezado por un teniente coronel hasta entonces desconocido, Hugo Chávez Frías, cambió el rumbo de modo decisivo.

Fue entonces cuando Caldera "reapareció" en la escena política.

En medio de las defensas a ultranza de la democracia que entonces se hicieron en el Parlamento, el ex presidente se levantó para cuestionarla, capturando la imaginación de una amplia masa descontenta.

Al discurso del golpe del 4 de febrero se atribuye el hecho de que Caldera ganara las elecciones de 1993.

"Es difícil pedirle al pueblo que se inmole por la libertad y por la democracia, cuando piensa que la libertad y la democracia no son capaces de darle de comer", dijo en ese momento.

Golpes e indultos

Coherente con los conceptos expresados entonces, el mandatario sería responsable de otra decisión polémica: Caldera le otorgó indulto presidencial a Chávez, quien estaba preso por su participación en el golpe.

Esto hizo posible que Chávez diera curso a una carrera política meteórica, que cuatro años después lo llevaría a la máxima jefatura del Estado.

Así que la parte del país que simpatiza con Chávez considera que Caldera es un hombre del pasado, uno de los grandes responsables del "fracaso" de la democracia, y la parte que se opone a Chávez lo responsabiliza de haber puesto al ex comandante golpista en el poder, al haberle dado la libertad.

Con todo, hay quienes intentan ponderar sus aportes a la historia política contemporánea venezolana, más allá estos episodios.

¿Homenaje o indiferencia?

De momento, pues, es una incógnita qué tipo de despedida recibirá Caldera por parte de la gente común y del estamento político.

Tradicionalmente, por su condición de ex presidente y ex senador, le corresponderían, ciertas menciones y honores. Pero ciertas tradiciones de la IV República no estarían vigentes en la V.

En todo caso, Andrés Caldera manifestó por anticipado que la familia no aceptará ningún homenaje de parte del actual gobierno.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.