EE.UU.: "sheriffs" virtuales para la frontera

Imagen de cámara de seguridad. Foto: blueservo.net.
Image caption Más de 130.000 personas se registraron para "vigilar" la frontera desde internet.

Cuando John Spears llega a casa desde su trabajo como vendedor en Nueva York, se sienta ante su computadora con una botella de cerveza y empieza a patrullar la frontera entre Estados Unidos y México.

Y para hacerlo, no necesita ni moverse del sofá. Él es uno de los miles de personas de todo el mundo que "patrullan" voluntariamente la franja de 2.000 kilómetros entre Texas y México a través de internet.

El controvertido programa de Vigilancia Virtual de la Frontera de Texas –que ha costado más de US$4 millones- invita a los civiles a inscribirse en la página web blueservo.net.

Desde allí, pueden contemplar a cualquier hora del día imágenes en directo desde 21 cámaras ocultas situadas a lo largo de la frontera.

Quienes están a favor de esta iniciativa, la consideran un paso adelante en los intentos de Estados Unidos para frenar la inmigración ilegal, el tráfico de drogas y la violencia fronteriza.

Los críticos aseguran que este programa fomenta los sentimientos contra los inmigrantes y anima a los ciudadanos a convertirse en vigilantes.

50 millones de visitas

Desde que la web se puso en funcionamiento en noviembre de 2008, ha recibido más de 50 millones de visitas y más de 130.000 personas se han registrado para convertirse en "ayudantes del sheriff" virtuales. Entre los inscritos hay internautas de lugares tan diversos como Australia, México, Colombia, Israel, Nueva Zelanda o el Reino Unido.

La atención creciente sobre la frontera está ligada a la preocupación de que la violencia relacionada con el tráfico de drogas se extienda desde México a Estados Unidos.

Hasta ahora, alrededor de 21 personas fueron detenidas como consecuencia de este proyecto, que está en manos de la Coalición de Sheriffs de la Frontera de Texas (TBSC, por sus siglas en inglés). La mayoría de los detenidos fueron acusados de contrabando y se confiscaron más de 2.140 kilos de marihuana.

Los críticos con el proyecto afirman que no es rentable. Eliot Shapleig, senador demócrata del Estado de Texas, describió el programa como un desperdicio de dinero.

Además, argumentó, las cámaras en la frontera "invitarán a los extremistas a participar en una caza virtual del inmigrante".

A lo largo de los últimos años, la administración Bush intentó detener la inmigración ilegal y el tráfico de drogas con la construcción de un muro en algunas partes de la frontera entre Estados Unidos y México.

Muro virtual

Las cámaras de seguridad se centran en aquellos tramos que no están "protegidos" por el muro o por guardias de frontera.

La web del programa informa a los usuarios sobre qué deben buscar en las imágenes: grupos de gente en barcas que intentan cruzar el Río Grande, individuos cargados con mochilas o paquetes, autos en zonas aisladas y gente arrastrándose entre los matorrales.

Si los "ayudantes del sheriff" virtuales ven algo sospechoso, aprietan un botón en la web y envían un mensaje a la oficina del sheriff de la zona correspondiente.

En ese caso, los agentes decidirán si vale la pena investigar e informar del aviso a la patrulla de la frontera.

"Tener esos pares de ojos extra marca una gran diferencia. Si podemos prevenir el crimen sólo con nuestra presencia, eso es algo positivo", asegura el director ejecutivo de TBSC, Don Reay.

Críticas

Image caption La administración Bush construyó un muro en ciertos tramos de la frontera entre México y EE.UU..

En cambio, algunos políticos y grupos de defensa de las libertades civiles consideran que patrullar la frontera debería ser responsabilidad del gobierno de Estados Unidos, no de ciudadanos voluntarios.

"Si bien es legítimo proteger la frontera del país, estamos preocupados porque esas cámara pueden animar a ciertos ciudadanos a vigilar a otros. Esa gente podría pensar en montar en un auto con una pistola en cuanto vea un inmigrante ilegal", aseguró Jay Stanley, de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles.

Sin embargo, los gestores de la web afirman que el objetivo principal de la iniciativa es luchar contra el crimen, no contra la inmigración ilegal.

El gobernador de Texas, Rick Perry, concedió US$2 millones de fondos federales al proyecto en su primer año y dos millones más en el segundo. A lo largo de los próximos meses, se instalarán más cámaras en la frontera.

Este político fue criticado por ceder ante los caprichos del ala derecha del Partido Republicano y el proyecto ha sido parodiado en la televisión estadounidense. Perry no respondió a nuestras llamadas para comentar el programa.

El vicepresidente de inteligencia de la compañía de seguridad Stratfor, Fred Burton, apuntó que las cámaras no son la solución para la frontera, sino una herramienta más.

Poder disuasorio

Según la TBSC, las cámaras de vigilancia sirven para intimidar a posibles traficantes de drogas y a los inmigrantes ilegales.

Reay señala que es "imposible cuantificar cuántos delitos se evitan, pero hemos presenciado numerosos casos de gente que llega a la frontera, se da la vuelta y se marcha".

Como en el trabajo de la policía real, las patrullas online consisten en horas de tedio salpicadas de minutos de mucha excitación.

A pesar de esto, Deanna Blythe, dedica alrededor de una hora diaria a esta actividad. Ama de casa de Athens, Ohio, Blythe asegura que de esta manera siente que está cumpliendo con su deber cívico y ayuda a mantener la seguridad en la frontera.

El "ayudante de sheriff" virtual John Spears dice que es más que eso. Afirma que "le encanta llegar a casa después de un día de trabajo y jugar a guardia de frontera. Es más interesante que la televisión".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.