¿Cómo fue el primer año al socialismo en Venezuela?

Cuando en febrero de este año el presidente Hugo Chávez ganó el referendo sobre la reelección ilimitada, proclamó el comienzo de una nueva era: "Preparémonos pues: comienza el tercer ciclo histórico de la revolución, del 2009 al 2019. ¡Estoy listo!", señaló.

Image caption Cuando Chávez ganó el referendo sobre la reelección ilimitada, proclamó el comienzo de una nueva era.

Caracterizó a la década como a una etapa "de transición exitosa hacia el socialismo" de implementación de las políticas contenidas en el plan estratégico diseñado en el año 2007.

Y 2009 parece no haber dejado espacio para dudas: analistas de un lado y de otro coinciden en que las medidas tomadas durante el año que termina confirman que el país se enfila por un rumbo distinto al que había conocido desde que en 1958 terminara el último gobierno militar.

Cambios, cambios

Entre las más notorias se cuenta la nacionalización y controles a empresas que el gobierno consideraba clave, como algunas del sector agro-alimentario (arroz, café, "toma" o "recuperación" de tierras), industrias básicas (hierro y aluminio) y servicios petroleros.

En segunda instancia aparece la reforma educativa, "piedra angular" del "proceso revolucionario", pero otras reformas legales también fueron clave.

Esta categoría incluye la reforma electoral (que determina la forma en que serán elegidos, el año próximo, los miembros de la Asamblea Nacional), los cambios sobre la descentralización (tendientes a centralizar servicios antes confiados a gobiernos regionales), las modificaciones que afectan el sector militar (creación de milicias civiles, entre otras) y las relacionadas con el "poder popular" o comunas.

Otra cosa es que eso se llame "socialismo" o "estatismo", que se adscriba a motivos "limpios" o "velados", o que sea juzgado como "positivo" o "negativo". Ahí depende del cristal con que se mire.

Consolidación

"En 2009 se dio un paso adelante en el proceso de consolidación del chavismo, que apunta hacia un cambio total de modelo económico y político", opina desde la perspectiva crítica el director del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad Central de Venezuela, Ángel Álvarez.

Para Álvarez, antes se habían tomado medidas de importancia, pero este año hubo un "apretón del acelerador", que atribuye a dos razones: "porque Chávez percibe que su modelo económico no es viable manteniendo activo al sector privado, porque eso implica márgenes de libertad de expresión y de libertad política que le bloquearían el acceso al poder", y porque "las encuestas marcan que acusa un deterioro en el apoyo popular".

Según le dijo el politólogo a BBC Mundo, un elemento clave –que apareció por primera vez- fue lo que llamó el "desconocimiento de un resultado electoral", que en su opinión se produjo cuando el oficialismo decidió crear una autoridad designada "a dedo" para gobernar la ciudad de Caracas, en paralelo con la autoridad electa, el alcalde metropolitano (de oposición), Antonio Ledezma.

Esto marcaría un cambio fundamental en el modelo de "democracia liberal" conocido hasta ahora en Venezuela.

En lo económico, Álvarez se refirió a que se sentaron "bases de control económico", financiadas por la renta petrolera.

Colocar bases

Desde la perspectiva oficialista, el politólogo y también profesor de la Universidad Central de Venezuela, Nicmer Evans, le dijo a BBC Mundo que 2009 fue un año de "adecuar el terreno, de sentar bases" para un nuevo modelo económico y político.

Para Evans, se trató de "acciones que generaran la estabilización del país, que estaba desvalijado". Entre estas acciones mencionó las destinadas a lograr una "correcta distribución de tierras" y las políticas de estatización de empresas, dirigidas a garantizar la adecuada operación de áreas clave de la economía, en función de los intereses del pueblo.

Sin embargo, señaló que se trata sólo del principio. "Más bien son medidas que tuvieron que tomarse en el marco de la crisis financiera mundial, pero no son estrictamente socialistas. La gente confunde medidas sociales con socialismo", indicó.

"En Venezuela no hay socialismo. Estamos avanzando en una línea de rescate de la soberanía, de desarrollo propio, pero no hay las condiciones subjetivas ni de transformación de la base productiva", dijo recientemente el diputado Oscar Figuera, portavoz del Partido Comunista de Venezuela, uno de los principales aliados del llamado "proceso revolucionario".

En esta misma línea, para el profesor Nicmer Evans no puede hablarse de socialismo mientras que comience a generarse conciencia sobre el problema de la propiedad de los medios de producción, y no haya una ruptura "del modelo de producción y consumo" de corte capitalista que, en su opinión, sigue caracterizando la cultura nacional.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.