Última actualización: jueves, 25 de marzo de 2010 - 12:15 GMT

"Para mí caben todos"

 Los diez mandamientos
  1. Amarás a Dios por sobre todas las cosas
  2. No tomarás el nombre de Dios en vano
  3. Santificarás las fiestas en nombre de Dios
  4. Honrarás a tu padre y a tu madre
  5. No matarás
  6. No cometerás actos impuros
  7. No robarás
  8. No darás falso testimonio ni mentirás
  9. No consentirás pensamientos ni deseos impuros
  10. No codiciarás los bienes ajenos

En el primer mandamiento, el Dios de la Biblia se presenta -Yo, el Señor, soy tu Dios, que te ha sacado del país de Egipto, de la casa de servidumbre- y exige a sus fieles que no haya para ellos otros dioses delante de Él.

Está escrito, dice el Nuevo Testamento: "Al Señor tu Dios adorarás, sólo a él darás culto (Mt 4, 10)". La fe en las tres principales religiones monoteístas excluye otras creencias.

En Venezuela, BBC Mundo entrevistó a un espiritista que no puede dejar de creer en Dios, pero tampoco quiere dejar de adorar a divinidades que cualquier iglesia consideraría paganas.

Ramón Eduardo Arias

Ramón Eduardo Arias fue monaguillo durante 14 años.

Ramón Eduardo Arias, "46 años en la carrera de espiritista, 51 años de edad", según se presenta él mismo, cree en Dios por sobre todas las cosas. Va a misa, si es necesario. Asiste a novenarios, cuando alguien fallece. Es más, fue monaguillo durante 14 años, en paralelo a su "oficio".

Pero el altar de la azotea de su hogar está dedicado a la reina María Lionza, el negro Felipe y el cacique Guaicaipuro, las tres potencias de un culto popular venezolano -el espiritismo marialoncero-, similar a la santería, que conjuga elementos de la religión católica con creencias de los pueblos aborígenes originarios y de los africanos, que llegaron a estas tierras bajo la condición de esclavos.

Ellos así lo pidieron y después de todo, fueron ellos quienes lo ayudaron a ampliar y mejorar su casa, en un humilde sector del este de Caracas, le cuenta Arias a BBC Mundo. Ellos: los hermanos, los espíritus, que siempre acompañan y siempre proveen. Dios mediante.

"Yo no discrimino a nadie", agrega este hombre, quien no se inmuta cuando se lo confronta con el mandamiento católico que ordena "amar a Dios sobre todas las cosas", no tener "dioses ajenos delante de mí" y no inclinarse ante imágenes ni honrarlas, según narra el libro del Éxodo.

¿Pero qué le ofrece el espiritismo que la religión tradicional no?

"La alegría, la satisfacción de ver que a ti te llegue una persona que, por medio de Dios ante todo, hagas la invocación y logres ayudar a alguien; cuando ves a la anciana que ha ido a tantos médicos y ninguno ha logrado nada, y con una oración, una hierba, ves cómo se va diferente".

Sin correteos

Las tres potencias

María Lionza

Diosa madre, diosa de las cosechas y protectora de los animales. Algunos de los mitos acerca de su origen coinciden en que fue producto de la unión entre un cacique indio con una española, en tiempos de conquista y colonización, y que fue encerrada en una cueva. De ahí escapó y se internó en las montañas, desde donde reina entre los animales. Es la máxima deidad después de Dios y la santísima trinidad.

Negro Felipe

Figura que conjuga a tres personajes de raza negra que lucharon contra los españoles en diferentes etapas de la conquista, colonización e independencia de Venezuela: el negro Miguel, el negro Felipe (contemporáneo con Miguel) y Pedro Camejo (o "Negro Primero").

Cacique Guaicaipuro

Jefe indio de la zona central del país que opuso una fiera resistencia al conquistador español.

Arias dice que se encontró con los espíritus cuando era un niño. Para entonces había visto desfilar nueve muertos -entre ellos los de su padre y de su madre- por la puerta de su casa, la misma en que hoy cuenta su historia.

"Siete familias (familiares) y dos inquilinos", dice, mientras tira al piso la colilla del tercer cigarrillo que se ha fumado en 20 minutos. "Era como si este lugar estuviera embrujado".

Un hombre misterioso de avanzada edad –del que sólo recuerda su nombre: William– le ofreció ayuda en un piso de hospital, donde su padre acababa de morir a causa de un infarto. William lo acogió en "una chocita por Barlovento", en la costa central, y le enseñó todo lo que tenía que saber: "Cómo era un oráculo para la salud, para hechicería, brujería, para gente que tenga problemas en su casa".

William también le indicó que las almas de sus familiares habían "sido compradas" (sus tumbas profanadas y sus restos utilizados para "trabajos") y por eso merodeaban la casa. Para contrarrestar lo sucedido utilizó "voladura de pólvora, alcanfor, muchas velas, muchos novenarios en la iglesia, misas, visitas al cementerio… Les rezaba y les ponía agua bendita".

"Mi niñez la viví a nivel espiritual. No me la pasaba en la calle de arriba para abajo", nos cuenta, a la sombra de la ropa tendida y a la vista de los ranchos (construcciones precarias) que trepan las faldas de la montaña en el populoso barrio de Petare.

"En la mañana iba a la iglesia, ayudaba al cura a servir la misa, y en la tarde iba al colegio. En la noche agarraba un libro espiritual, hacía parte de mi tarea y agarraba y fumaba tabaco en esta parte donde estamos sentados, cuando esto era un barranco. Ahí estaba yo solo a las 9 o 10 de la noche, porque me nacía. Porque sentía bulla… brrr… brrrr… como si me estuvieran diciendo qué hacer", relata.

Sin crimen y sin castigo

Finalmente, el cura de la iglesia de Ramón Eduardo Arias supo de sus andanzas en el espiritismo pero eso no le ameritó un regaño. Más bien una decepción.

"Un día yo venía del cerro, de un centro espiritual y me quería confesar. El padre no me puso en el confesionario, sino que nos sentamos en los bancos. Me dijo 'bueno, habla'. O sea, yo no lo vi muy bien. Le dije: 'Padre, soy espiritista. Yo quiero mucho a la Iglesia, pero a mí me gusta el espiritismo, es como si lo llevara por dentro'".

"Lo único que me preguntó es '¿qué Virgen tienes?'. Yo le dije que la Virgen del Carmen, de Fátima y de las Mercedes. Él me preguntó qué significaban para mí en la religión del espiritismo y le expliqué que aquella persona que lo puede ayudar a uno a nivel de salud. 'Ok, ya estás confesado, que Dios te bendiga', me dijo".

Elementos presentes en los ritos

Tabaco: para leer el pasado y el futuro, invocar los espíritus y purificar.

Plantas y frutas: como ofrendas y como remedios naturales.

Esencias, velas e incienso: para limpiar y espantar las malas influencias.

Arias señala que en ese momento no entendió la respuesta del sacerdote y asegura que desde entonces no se ha confesado más nunca formalmente.

"Yo le diría (al sacerdote), con todo el respeto, que no me critique para no criticarlo. Porque si vamos a ver lo de las imágenes, ¿cómo me va a decir él que así era San Pedro, la Virgen María, Jesús o José?"

"No, eso es mentira. Si buscas las sagradas escrituras originales, hay tantas cosas que cambiaron con puño y letra y no sabemos. Entonces tú dices ¿quién profana a quién? Yo también creo en Dios, pero tengo mi fe en Dios y en ellos. Sí existen, no son leyendas", explica.

Para él, "caben todos". "¿Cuántos no acompañaron a Jesús? Era el mundo entero. La tribu que tenía Jesús era inmensa".

clic Participe: ¿Qué mandamiento nuevo crearía usted?

Mandamiento número 1

Ilustración de Sean Mackaoui

Resultados

¿Cuál mandamiento le parece más difícil de cumplir?

  • I) Amarás a Dios por sobre todas las cosas

    16%
  • II) No tomarás el nombre de Dios en vano

    1%
  • III) Santificarás las fiestas en nombre de Dios

    4%
  • IV) Honrarás a tu padre y a tu madre

    2%
  • V) No matarás

    2%
  • VI) No cometerás actos impuros

    15%
  • VII) No robarás

    2%
  • VIII) No darás falso testimonio ni mentirás

    12%
  • IX) No consentirás pensamientos ni deseos impuros

    40%
  • X) No codiciarás los bienes ajenos

    6%

Votos emitidos: 2578

Voto cerrado: 09 April 2010

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.