Venezuela: controversia desde el parto

A las 10:00 de la mañana de este primero de enero nació Michael José Solórzano Terán, el “primer venezolano” (registrado por el sistema público de salud) del año 2010. Como es tradición, las autoridades le obsequiaron una canastilla. Como novedad, le prometieron asistencia especial hasta por lo menos los cinco años, en el marco de la “misión Niño Jesús”.

Image caption La Maternidad Concepción Palacios recibió al primer venezolano de 2010.

Se trata de un nuevo plan del gobierno venezolano para “humanizar” la atención durante las etapas de gestación, parto y primera infancia, que fue lanzado el 23 de diciembre pasado para saldar “una deuda de la revolución”, según dijera el presidente Hugo Chávez.

Y es que el año que acaba de terminar fue escenario para una “crisis” del sistema de atención a las madres, que alcanzó su punto de mayor exposición pública cuando la hermana de una mujer en proceso de parto logró hacerse con el micrófono en una edición del programa "Aló, Presidente" para solicitar en público ayuda urgente para la joven, que había sido trasladada de hospital en hospital sin que ninguno la admitiera.

La misma Maternidad Concepción Palacios, que vio nacer a Michael José, estuvo amenazada de cierre. Ese emblemático centro de salud tuvo que clausurar en 2009 algunos de sus servicios por déficit de doctores

En este marco, el gobierno ha enfrentado críticas de opositores, que lo acusan de concentrar sus esfuerzos en redes paralelas de atención médica en desmedro de la infraestructura hospitalaria.

De hecho, el ex ministro de Salud José Félix Oletta criticó la misión Niño Jesús por considerar que no ataca las raíces del problema y que, en su opinión, tienen que ver en gran medida con la falta de personal médico especializado.

La misión

El plan “Niño Jesús” contempla la “inscripción” de todas las mujeres apenas confirmen su embarazo, para que se beneficien de controles prenatales, orientación y “casas de acogida” –en caso de que las necesiten– en las etapas más críticas de la gestación.

“El programa es inclusivo, para toda la sociedad y sin distingo de clase, color de piel o ingresos económicos, que redundará en atención médica integral para todas las parturientas que acudan al sistema público nacional de salud”, declaró Chávez en el acto de lanzamiento.

Como meta específica, el plan buscará disminuir las tasas de mortalidad infantil (16,7 por cada mil habitantes, según datos oficiales de 2007) y otros problemas asociados.

De acuerdo con un boletín de la oficial Agencia Bolivariana de Noticias, la misión alcanzó a más de 10.000 mujeres y niños durante su primera semana de vigencia.

Salud y política

Pero tanto el ex ministro José Félix Oletta y como otros ex titulares del despacho de Sanidad cuestionan el hecho de que la misión está a cargo de doctores y funcionarios del Ministerio de Salud cubano y aseguraron que su motivación es más bien política e ideológica que asistencial.

Los críticos consideran que se trata de un proyecto sin planificación y dicen que pasará a la historia como la “misión Herodes” por jugar con algo tan delicado como la situación de las mujeres en gestación y los bebés recién nacidos.

Los opositores calificaron los planes del gobierno de autoritarios, improvisados e inconsultos y lo acusan de sustituir al despacho sanitario en sus funciones y otorgar competencias indelegables a otros entes del gobierno y a los profesionales cubanos.

¿Quién tiene la razón? Quizás le toque juzgarlo en muchos años por venir a Michael José, quien con sus 3,2 kilos de peso y 51 centímetros de estatura por ahora no sabe nada de misiones y de hospitales, de médicos cubanos o venezolanos, gobierno y oposición.

De lo que posiblemente no escapará tarde o temprano, aunque haya nacido con buena estrella al llegar en la fecha y la hora que le garantizaban unos regalos antes de Reyes y un poco de publicidad.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.