Río de Janeiro bajo agua

Al menos 40 personas murieron tras fuertes lluvias, inundaciones y deslaves que afectaron la zona metropolitana de Río de Janeiro horas antes del fin de año.

Image caption Las autoridades instaron a la población a abandonar hogares en zonas de riesgo.

Funcionarios dijeron que la mayoría de las muertes ocurrieron cuando viviendas en barrios pobres colapsaron bajo el barro o la lluvia.

El más reciente deslave ocurrió en Ilha Grande, una isla turística frente a las costas de Río de Janeiro.

"Las autoridades señalaron que tres viviendas y una casa-hotel de lujo fueron destruidas. Los huéspedes al parecer acababan de volver a sus habitaciones tras las celebraciones de año nuevo cuando se les vino un deslave luego de varios días de lluvias", señaló el corresponsal de la BBC en Brasil, Gary Duffy.

Las autoridades iniciaron las labores de búsqueda de sobrevivientes en el lugar al que sólo se puede acceder por barco.

Rescate

Helicópteros de la policía y embarcaciones de la armada se han sumado a las tareas de rescate. Hasta ahora se han recuperado más de diez cuerpos.

"Anteriormente esta semana al menos 19 personas murieron en deslaves a lo largo del estado de Rio de Janeiro, muchas de ellas en favelas o viviendas precarias construidas en cerros que son particularmente vulnerables ante fuertes lluvias", agregó Duffy.

Uno de los peores incidentes ocurrió en Jacarepagua, en el occidente de la región de Río, donde cinco integrantes de una familia murieron por un deslave.

El estado de Río de Janeiro ha sufrido la inclemencia de 24 horas de lluvias torrenciales.

Cerca de 200 personas tuvieron que abandonar sus viviendas en Baixada Fuminense, en el norte de Río, luego de que se presentaran varias inundaciones.

Las autoridades han urgido a las personas que viven en sitios vulnerables a que se resguarden en zonas seguras.

Los meteorólogos advirtieron que el mal tiempo continuaría en la zona.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.