Perú: ¿qué hacer con El Niño?

La agroindustria se ha convertido en los últimos diez años en uno de los sectores de mayor crecimiento de las exportaciones peruanas. Al mismo tiempo, es el sector más vulnerable a los efectos del cambio climático, razón por la cual la sola mención de la llegada de un fenómeno de El Niño, es motivo suficiente para sembrar el pánico.

Image caption Perú es el tercer exportador mundial de uvas.

No esta vez. “Intensidad débil a moderado, con lluvias en el norte y sierra central y sequía en el sur”, es como describe Ena Jaimes, directora de Climatología del Senamhi (Servicio de Meteorología e Hidrología) la ocurrencia del fenómeno de El Niño en Perú para este verano.

El temido El Niño, que en 1992 generó pérdidas equivalentes a seis puntos del Producto Interno Bruto (PIB) del país andino, esta vez ha permitido que tanto el sector privado como el público tomen cartas en el asunto y, como pocas veces antes, busquen prevenir o atenuar el daño.

Dependiendo de la región del país, las empresas privadas modificaron los sistemas de riego, cambiaron los programas de cosechas y, como método para combatir las plagas que vienen con mayor temperatura, adelantaron el lanzamiento de insectos benéficos.

Lea: La sequía multiplica pérdidas en los Andes

Aumento de exportaciones

Y toda medida para salvar sus cosechas debe ser poco. En los últimos años el crecimiento del sector agroexportador peruano ha sido notable.

Según un estudio del BBVA-Banco Continental, en el año 2000 este sector exportaba un total de US$400 millones. Para 2007 había subido a US$1.700 millones y daba empleo a unas 400.000 personas.

Una de las principales zonas exportadoras es la costa norte del país - región que es normalmente la más afectada por El Niño y donde se prevé un aumento de lluvias este verano. En este caso, una alerta temprana hecha a mediados de 2009, les permitió a algunos modificar sus programas.

Piero Dyer es gerente general de Camposol, una de las mayores empresas agroexportadoras. Ellos tienen grandes extensiones de viñedos en el departamento de Piura y según le dijo a la BBC, una de las medidas que tomaron fue adelantar sus cosechas.

Dyer señaló que “este año estamos saliendo antes para que no coincida con el aumento de las lluvias, que se prevé para los meses de febrero y marzo”.

Según la doctora Jaimes, del Senamhi, “un incremento mínimo en la temperatura del aire afecta a algunos cultivos”. Y por una vez, esto no son malas noticias.

Uno de esos cultivos afectados son los espárragos, donde un aumento moderado de las temperaturas resultará beneficioso, incrementando su producción entre un 15% y 20%.

Los pequeños agricultores

Y así como hay todo un sector pujante que se ha ido enriqueciendo con la bonanza de la tierra, del otro lado del espectro está la pequeña agroindustria.

La doctora Sonia Salas, presidenta de la Red de Agroindustria Rural del Perú, le dijo a BBC Mundo que a pesar de ser un sector importante, está abandonado.

Salas calcula que más de un millón de familias viven de la pequeña agroindustria en Perú. Es decir, unas cinco millones de personas y comentó que mientras “la macroeconomía dice que todo está bien, a nivel rural hay pobreza, por lo que hay que fomentar esta actividad, promotora del desarrollo rural” afirmó.

Ella reconoce que este año el temido El Niño será más bien un “Niño” querido, por sus efectos positivos sobre algunas cosechas.

“Es ahora cuando hay que hacer algo y promover el almacenamiento de productos”, y añade que el gobierno debería dictar una política de estímulo para este sector.

Plan del gobierno

El gobierno por su parte lanzó en 2009 un plan de prevención de más de US$80 millones.

Image caption El gobierno y el campo peruano han tomado medidas para atenuar los daños de El Niño.

Esto incluye obras de defensa ribereña, rehabilitación de canales, limpieza de quebradas y un masivo plan de reforestamiento de 200.000 hectáreas en los departamentos norteños de Tumbes, Piura y Lambayeque.

El plan, según dice el documento del Ministerio de Agricultura “busca mitigar los efectos negativos (…) y potenciar los efectos positivos que dicho fenómeno pudiera crear”.

Otras medidas son el mejoramiento de canales de riego, orientada a disminuir la pérdida de agua y la construcción de reservorios para elevar la disponibilidad de agua.

Y si bien por ahora parecen lejanas las imágenes de destrucción que dejaron las anteriores visitas de El Niño en Perú, este fenómeno es cada vez más recurrente.

La doctora Jaimes del Servicio Meteorológico Nacional le comentó a la BBC que en este contexto “hay que aprender a vivir con él, a tomar conciencia que El Niño es parte de nuestro clima”.

“Si el de este año no es desastroso el próximo lo puede ser, por lo que siempre debe estar en los planes de desarrollo y prevención”, aconsejó.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.