Parlamento portugués aprueba bodas gay

Celebración ante el parlamento portugués
Image caption Portugal, hasta 1982, consideraba la homosexualidad como un delito.

El parlamento de Portugal aprobó este viernes un proyecto de ley que legaliza el matrimonio homosexual en una sociedad de fuerte tradición católica, siguiendo el camino que transitaron otros cinco países de Europa.

La propuesta fue lanzada por el gobierno socialista portugués y respaldada en primera lectura por una mayoría de legisladores de izquierda, antes de una visita que prevé hacer al país el papa Benedicto XVI en mayo.

Luego de la aprobación final por parte de los legisladores, el proyecto deberá pasar al presidente conservador Anibal Cavaco Silva, que enfrenta un dilema entre ratificarlo o vetarlo.

Los legisladores rechazaron en la misma sesión un reclamo de sectores conservadores para convocar a un referendo sobre el tema y también naufragó un proyecto para permitir a las parejas homosexuales adoptar hijos.

“Paso importante”

El respaldo parlamentario al matrimonio entre personas del mismo sexo supone un giro significativo en un país como Portugal, que hasta 1982 consideraba la homosexualidad como un delito.

Al defender su propuesta ante los legisladores, el primer ministro José Sócrates dijo que permitiría “terminar con un sufrimiento sin sentido” y combatir “la discriminación y la injusticia” en la sociedad portuguesa.

Sócrates descartó la idea de convocar a un referendo sobre el tema, planteada en una petición con más de 90.000 firmas, porque el matrimonio homosexual fue una promesa de los socialistas para las elecciones generales de septiembre.

“Esto es un paso importante hacia la modernización de los valores de la sociedad portuguesa”, evaluó Jorge Vala, director del Instituto de Ciencias Sociales en la Universidad de Lisboa, en diálogo con BBC Mundo.

Vala recordó que Portugal es un país “conservador y religioso”, pero la cantidad de católicos que asisten regularmente a la iglesia ha disminuido en los últimos tiempos.

Dilema presidencial

En el caso de que la iniciativa sobre matrimonio homosexual sea promulgada o un veto presidencial sea levantado por el parlamento, la ley podría entrar en vigor antes de la visita al país del papa Benedicto XVI.

Image caption El parlamento rechazó la propuesta para permitir la adopción de hijos por parte de parejas homosexuales.

La Iglesia Católica es uno de los principales opositores a la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, que ya es permitido en otros países europeos como Bélgica, España, Holanda, Suecia y Noruega.

El presidente Cavaco Silva evitó pronunciarse hasta ahora, pero la votación parlamentaria le supone un problema, opinó Antonio de Souza Lara, catedrático de ciencias políticas en la Universidad técnica de Lisboa.

“Cavaco Silva es católico practicante (y) por lo tanto tiene la mirada atenta de toda la Iglesia”, explicó el analista consultado por BBC Mundo.

Portugal ha dado recientemente otros pasos legales contrarios a las posturas del Vaticano, como levantar una prohibición sobre el aborto hace dos años.

En cambio, el parlamento rechazó este viernes la propuesta de grupos izquierdistas y verdes para permitir la adopción de hijos por parte de parejas homosexuales.

De Souza Lara evaluó que esa posibilidad será pronto aceptada bajo el principio constitucional de la igualdad. “Es una cuestión de tiempo”, comentó.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.