Búsqueda frenética de sobrevivientes en Haití

Niños sin hogar en Haití
Image caption Los hospitales en Haití y en República Dominicana no se dan abasto debido al alto número de víctimas.

En lo que se considera un día clave en la búsqueda frenética para dar con el paradero de más sobrevivientes aún atrapados tras el terremoto en Haití, existe una gran necesidad de asistir a los vivos, que aunque sortearon los primeros cinco días después del sismo, ahora corren el riesgo de morir producto de las infecciones.

La situación humanitaria se complica aún más en el terreno, pues a esto se le suma la advertencia que hizo la Organización de las Naciones Unidas (ONU) este lunes, sobre una grave escasez de combustible una semana después de que se produjera el movimiento telúrico.

La agencia humanitaria de la ONU no sólo indicó que las entregas de asistencia por vía terrestre serían interrumpidas, sino que la red de telefonía móvil también podría verse afectada drásticamente.

La ONU señaló que la distribución de carpas a los sobrevivientes que quedaron sin hogar aún no había comenzado y dijo que hay una carencia de insumos médicos especializados.

La organización agregó que los hospitales en Haití y en República Dominicana no se daban abasto debido al alto número de víctimas.

Entretanto, los esfuerzos por encontrar sobrevivientes se intensifican y los equipos de rescate aún no se dan por vencidos.

Según el corresponsal de la BBC en Haití Mark Doyle, el líder de un equipo de rescatistas le dijo que las búsquedas continuarían ya que los haitianos son gente muy fuerte y "comen una vez al día o quizás menos. Por ello, tienen mayor capacidad de sobrevivir que gente de países más ricos, por cruel que parezca la situación".

Lea: La ONU pide "paciencia" a las víctimas

Esperanza

Louise Ivers, d ela organización Partners in Health, indicó que en estos momentos uno de los peligros más graves es el de las infecciones. Con el pasar de los días, las heridas se han contaminado lo que gace que gata un gran riesgo de septicemia.

"Hay muy pocos antibióticos y existe un alto riesgo de tétano, una infección muy peligrosa que es muy difícil de manejar en el terreno", dijo.

Lea: El continuo riesgo de enfermedad

Según dijo Ivers, a esto se suma el peligro de hambruna y deshidratación.

Image caption Los esfuerzos por encontrar sobrevivientes se intensifican.

Aunque al menos 70.000 personas ya han sido sepultadas, durante el fin de semana -en medio del caos y la destrucción- varias personas fueron rescatadas de los escombros.

Entre quienes corrieron con suerte, se encuentra una niña de siete años que se mantuvo más de 4 días con vida tras comer bizcochos de frutas secas del supermercado que se derrumbó a su alrededor.

También fue rescatado con vida un funcionario de la ONU de nacionalidad danesa que había quedado atrapado entre los escombros de lo que era la sede de la organización en ese país.

Asimismo, equipos de rescate estadounidenses -que utilizan perros para ayudar en la ubicación de personas- localizaron a una joven dominicana de 16 años que había quedado atrapada por cinco días entre las ruinas de un hotel de tres pisos.

Participe: ¿Cuál es la mejor manera de ayudar a Haití?

Sin embargo, la vida es extremadamente dura para los sobrevivientes que aún deben valerse por sí mismos debido a que la ayuda humanitaria que ha llegado a Haití ha sido insuficiente.

El corresponsal de la BBC David Loyn señaló que las calles de la capital, Puerto Príncipe, están llenas de personas que perdieron sus viviendas, que duermen al aire libre y que caminan por horas en busca de agua y alimento.

La mayor parte del agua y de los alimentos están siendo distribuidos informalmente entre los propios habitantes, dijeron los corresponsales.

Más ayuda

Este lunes, la Unión Europea prometió destinar US$287 millones de su presupuesto para ayudar en los esfuerzos de reconstrucción en ese país.

Los ministros europeos también discutieron el despliegue de una misión de seguridad para asistir en el mantenimiento del orden público.

Entretanto, el comandante de la operación militar estadounidense en Haití, Ken Keene, dijo que era una "suposición razonable" que hasta unas 200.000 personas hayan perdido la vida en el terremoto del pasado martes.

El domingo, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, pidió a los haitianos frustrados por la tardanza de la ayuda internacional que fueran pacientes, para evitar así disturbios y saqueos.

"No queremos ver estas cosas. No queremos ni siquiera imaginarnos que pueda llegarse a esa situación", dijo Ban, que visitó la sede destrozada de la ONU en Puerto Príncipe, donde 37 empleados de la organización murieron, entre ellos el jefe de la misión, Hedi Annabi.

La ONU pidió a la comunidad internacional US$562 millones para ayudar por los próximos 6 meses a 3 millones de haitianos damnificados por el reciente terremoto en ese país.

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.