Terremoto: cientos de miles dejarán Puerto Príncipe

El gobierno haitiano anunció que planea instalar a unas 400.000 personas que se quedaron sin techo en nuevos campamentos ubicados en las afueras de la capital.

Image caption Cientos de refugios no tienen acceso a agua potable.

El ministro de Interior, Paul Antoine Bien-Aime, dijo que los primeros 100.000 serán trasladados a diez campamentos cerca del suburbio de Croix Des Bouquets y que la operación comenzará lo antes posible.

El sismo de 7.0 en la escala de Richter del pasado 12 de enero habría dejado un millón y medio de haitianos sin hogar y unas 200.000 personas muertas.

Según la Organización Internacional para la Migración (OIM) al menos 500.000 están viviendo actualmente en 447 refugios improvisados ubicados al aire libre.

De los 350 refugios visitados por funcionarios de este organismo, otras asociaciones y el gobierno haitiano, sólo 179 tienen carpas y materiales aptos para albergar gente y tan sólo tres tienen agua potable.

"Las carpas no servirán en mayo cuando comience la extensa temporada de lluvias ni tampoco después cuando empiece la temporada de huracanes, pero en este momento no hay mucha elección", dijo el jefe de la misión de la OIM, Vincent Houver.

Mark Doyle, uno de los corresponsales de la BBC en Puerto Príncipe, señaló que en cualquier barrio la capital que uno visite hay gente escarbando entre las ruinas.

"Muchos sacan planchas de hierro corrugado y cortinas que son utilizadas para proteger de alguna forma la privacidad de los que viven en la calle y cierto refugio contra el inclemente sol".

Una buena noticia

Ingenieros estadounidenses consiguieron reabrir parte del puerto de Puerto Príncipe destruido por el terremoto de la semana pasada, lo que debería permitir acelerar el envío de ayuda a Haití.

Image caption El puerto podría funcionar para recibir más ayuda internacional, que ahora se canaliza en el aeropuerto.

Tres buques consiguieron fondear el jueves por la mañana en algunas secciones de uno de los muelles, que los expertos consideran robustas para manejar una cantidad limitada de cargamentos.

Tanto funcionarios de Estados Unidos como voceros del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas aseguran que la distribución de comida y agua marcha bien.

Pero Adam Mynott, uno de los corresponsales de la BBC en Puerto Príncipe, informó que todavía hay muchas personas viviendo en enormes campamentos improvisados en la capital sin ninguna clase ayuda.

Algunas tiendas y mercados han vuelto a hacer negocios pero Mynott indicó que los precios han subido tanto que pocos haitianos pueden comprar algo.