Haití: historias de sobrevivientes

Desde el devastador terremoto del pasado 12 de enero en Haití, más de 120 sobrevivientes han sido rescatados de entre los escombros por equipos internacionales. La mayoría pasaron días sepultados, sin ningún acceso a agua o comida. Aquí les presentamos las historias de algunos de ellos.

EMMANUEL BUSO, 21 AÑOS

Image caption Buso no tenía nada que comer y bebió su propia orina para no deshidratarse.

Emmanuel Buso fue rescatado el viernes después de que sus familiares pidieran ayuda a un equipo de rescate israelí.

En una entrevista con la agencia de noticias AP, Buso explicó que el terremoto tuvo lugar mientras él estaba saliendo de la ducha.

"Sentí la casa tambaleándose. No sabía si estaba boca arriba o boca abajo", aseguró.

El joven explicó que se desmayó entre los escombros y en sueños oyó los gritos de su madre.

No tenía nada que comer y bebió su propia orina para no deshidratarse.

"Estoy hoy aquí porque Dios lo quiere", aseguró.

MARIE CARIDA, 84 AÑOS

Marie Carida, de 84 años, fue hallada tras pasar diez días bajo los escombros.

Ahora está siendo tratada por doctores en el principal hospital de Puerto Príncipe y su situación es crítica.

Su hijo explicó haber escuchado sus gritos en la mañana del jueves. Un día después consiguió recatarla con la ayuda de amigos.

MENDJI BAHINA SANON, 11 AÑOS

Image caption Tres de los cuatro hermanos de Mendji también sobrevivieron al sismo.

Mendji Bahina Sanon fue rescatada de entre los escombros de su casa en Puerto Príncipe ocho días después del terremoto.

Tres de sus cuatro hermanos también sobrevivieron al sismo.

"Dejé a mis cinco hijos en casa. El pánico se apoderó de mí. La casa de dos pisos se había derrumbado. Pensé que estaban todos muertos", explicó su madre.

Ayudada por sus vecinos, continuó con la búsqueda de su hija Mendji, pese a haber encontrado el cadáver de su hijo de cinco años.

La mujer explicó como escuchó a un vecino gritar: "He oído a tu hija, ha pedido ayuda".

"No lo creía, pero me apresuré, los vecinos empezaron a cavar, ella estaba con vida y la sacaron. Me habló y me pidió leche y cereales, y luego se desmayó", relató.

La niña está siendo tratada en el hospital y los médicos dicen que se está recuperando, aunque tiene pesadillas en las que pide a su madre "que no la deje en el agujero".

LOZAMA HOTTELINE, 25 AÑOS

Image caption Lozama sonreía a los miembros del equipo que la rescató mientras la trasportaban en una camilla.

Lozama Hotteliene se encontraba en un apartamento situado sobre un supermercado en Puerto Príncipe cuando ocurrió el terremoto.

Tras siete días bajo los escombros, sin comida ni agua, fue rescatada por equipos turcos, franceses y haitianos.

Según uno de los socorristas, fue un milagro que pudieran salvarla.

Imágenes de video mostraron a Lozama sonriendo y hablando con los miembros del equipo que la rescató mientras la trasportaban en una camilla.

"Es extraordinario que hallamos rescatado a alguien siete días después del terremoto", dijo Bruno Besson, del grupo francés Socorristas sin Fronteras.

ELISABETH JOASSAINT, 15 DÍAS DE VIDA

Los padres de esta niña habían perdido la esperanza de que su hija estuviera viva después de que se derrumbara su casa con ella dentro.

Trabajadores estaban derribando lo poco que quedaba en pie de la casa cuando la encontraron.

Fue rescatada el pasado día 19, tras pasar la mitad de su corta vida atrapada entre los escombros.

ENA ZIZI, 69 AÑOS

Image caption Zizi estaba deshidratada, tenía una cadera dislocada y una pierna rota.

Socorristas mexicanos y sudafricanos rescataron a Ena Zizi exactamente una semana después de que ocurriera el terremoto, de entre los escombros de la sede del arzobispado católico.

"Trabajamos sin parar hasta que alcanzamos a la mujer. Pudo tomar mi mano y apretarla con fuerza y sentí que Dios había tocado mi mano", explicó uno de de los socorristas mexicanos.

Zizi estaba deshidratada, tenía una cadera dislocada y una pierna rota, pero se puso a cantar mientras la trasladaban en una camilla.

Dijo que la fe la había hecho aguantar y que estuvo rezando mientras duró su calvario.

MARIE-FRANCE, 22AÑOS

Image caption Marie-France se encontraba atrapada bajo una puerta de acero.

Equipos de Francia y Estados Unidos trabajaron hasta altas horas de la noche el pasado domingo para rescatar a esta joven de 22 años, que se encontraba atrapada bajo una puerta de acero.

Los socorristas rompieron una docena de sierras mientras intentaban reventar la puerta reforzada.

Cuando pudieron, bajaron a un doctor por un estrecho túnel que habían conseguido abrir para que asistiera a la joven.

Desafortunadamente, a Mari-France tuvieron que amputarle un brazo para poder sacarla.

MAXINE FALLON, 23 AÑOS

Un equipo peruano consiguió sacar el pasado domingo a Maxine Fallon de entre los restos de una escuela.

La joven dijo haber rezado con todas sus fuerzas para que la rescataran. Los socorristas acudieron al lugar después de que algunos de los atrapados pidieran ayuda a través de mensajes de texto.

No está claro si los mensajes eran de Fallon o de otras personas que se encontraban en la misma área.

RICK SANTOS, 47 AÑOS

El trabajador humanitario Rick Santos dijo sentir una inmensa alegría tras ser sacado el viernes 15 de enero de entre los escombros del hotel Montana . Pasó unas 50 horas atrapado junto a cuatro colegas.

Le dijo a la BBC que fueron tres noches muy oscuras, con tan sólo un caramelo para compartir.

Santos, quien dirige la organización IMA World Health, dice no tener palabras para describir como se sintió después de ser rescatado por un equipo francés.

Junto a él, fue rescatada también Sarla Chand, una médico de 65 años de Nueva Jersey, EE.UU..

Dos de sus compañeros no tuvieron tanta suerte y murieron de las heridas sufridas.

NAZER, 6 AÑOS y FRANGINA, 14 AÑOS

Image caption Nacer Erne fue rescatado cinco días después del sismo.

El domingo, cinco días después del sismo, socorristas estadounidenses consiguieron salvar a dos niños atrapados bajo los escombros de una casa en el vecindario Delmas de Puerto Príncipe.

Un niño de seis años, Nacer Erne, fue rescatado primero. Pese a lo sufrido, sonreía mientras lo trasladaban en la camilla, diciendo que estaba bien.

Poco después, un equipo de Florida rescató a una niña de 14 años llamada Frangina. Mientras era trasladada por los médicos, gritó que un tercer niño atrapado con ellos en la casa había muerto.

JENS KRISTENSEN

Image caption Más de 300 empleados la ONU permanecen desaparecidos.

El domingo, rescatistas salvaron al funcionario de Naciones Unidas danés Jens Kristensen, quien fue encontrado consciente bajo los restos de la sede de la organización en Puerto Príncipe.

"Es un milagro que haya sido rescatado sano y salvo", le dijo a la BBC su madre, Hanne Tranum.

Más de 300 empleados la ONU permanecen desaparecidos. Muchos quedaron sepultados en las instalaciones de la organización el la capital haitiana.

FRANCES GILLES, 59 AÑOS

Image caption Gilles pudo llamar a un familiar con su celular para explicar cuál era su localización exacta.

Un equipo israelí consiguió cavar un pequeño túnel en las ruinas de la oficina nacional de impuestos para salvar a su director administrativo.

Frances Gilles, de 59 años, fue rescatado tras ocho horas de un enorme esfuerzo.

Explicó que había oído coches y voces durante varios días, pero había perdido la energía para gritar.

"Creo que soy un privilegiado y mi rescate es un milagro, ya que llegué a pensar que me abandonarían", le dijo Gilles a la BBC.

Gilles pudo llamar a un familiar con su celular para explicar cuál era su localización exacta.

TARMO JOVEER

Image caption El estonio Tarmo Joveer fue hallado después de que los socorristas oyeran a alguien arañar.

El jueves, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, explicó la historia de uno de los trabajadores de su organización rescatados en Puerto Príncipe.

El estonio Tarmo Joveer fue hallado después de que los socorristas oyeran a alguien arañar.

Le mantuvieron con vida dándole agua a través de un tubo de plástico.

JULLIAN THORP, 23 AÑOS

El ciudadano estadounidense Frank Thorp condujo más de 150 kilómetros hacia Puerto Príncipe inmediatamente después del terremoto para rescatar a su mujer Jillian, de 23 años.

Image caption Jillian Thorp quedó sepultada tras derrumbarse su casa en Puerto Príncipe.

"Hablé con ella por Skype unos diez segundos y dijo que estaba atrapada. Eso era todo lo que sabía. Era terrorífico", le dijo a una cadena de televisión de su país.

Thorp explicó que su casa de tres pisos se había derrumbado y su esposa y otra persona quedaron atrapados bajo los escombros.

"Podía verla mover la mano, pero no su cuerpo entero. Podía oír su voz. Tuvimos que sacar ladrillos y mas ladrillos, puertas y trozos de metal durante al menos una hora antes de poder sacarla a ella y a su colega de trabajo".

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.