Un censo mexicano sin muchas preguntas

Estudiantes universitarios.
Image caption El sondeo del año 2000 contenía 59 preguntas, y el que se aplicará este año contempla sólo 29.

El censo de población que este año realiza el gobierno mexicano está envuelto en la polémica. Especialistas dicen que el sondeo captará menos información que otras mediciones, porque las autoridades redujeron el número de preguntas en el cuestionario básico que se aplicará en todo el país.

Los resultados serán más difíciles de comparar con respecto a ejercicios anteriores, advirtió la Sociedad Mexicana de Demografía (Sodeme).

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), responsable del censo, admite que un recorte al presupuesto obligó a discriminar preguntas que solían incluirse en registros anteriores.

Pero la información está garantizada, le dijo a BBC Mundo Miguel Cervera, director de Estadísticas y Servicios Demográficos del Inegi.

“Vamos a poder estimar, con mucha precisión, lo que le pasa al país, a cada estado y municipio”, aseguró.

El sondeo del año 2000 contenía 59 preguntas en su cuestionario básico, y el que se aplicará este año contempla sólo 29.

El censo será aplicado entre el 31 de mayo y el 25 de junio. El detalle de las preguntas canceladas y las que se formularán no es público.

Historia de críticas

México aplica censos de población desde 1895. Es el único país de América Latina que los ha realizado de manera ininterrumpida.

Algunos ejercicios fueron cuestionados por la calidad de su información, aseguró Roberto Ham, investigador del Colegio de la Frontera.

“México es un país muy heterogéneo, con muchos rezagos educativos. Uno se pregunta quién aplica el censo y quién lo contesta”, dijo en conversación con BBC Mundo.

Por ejemplo, algunos alcaldes critican los sondeos pues con frecuencia los municipios que gobiernan resultan con menos población de la esperada.

El número de habitantes es uno de los factores principales para asignar presupuesto a los gobiernos locales, explicó Ham.

Pero este año la polémica es más intensa, porque temas como el ingreso económico y el empleo de los ciudadanos se abordará con menos profundidad, le dijo a BBC Mundo Cecilia Rabell, vicepresidenta de la Sodeme.

“Se necesitan cinco preguntas para conocer bien la situación económica de una familia, pero el cuestionario sólo incluye una de este tema”, explicó.

Esta información, respondió el director de Estadísticas del Inegi, se completará con otras mediciones bianuales, como la Encuesta Nacional de Ingreso Gasto.

Menos dinero

Image caption México aplica censos de población desde 1895, de manera ininterrumpida.

En 2009 el gobierno federal recortó US$100 millones para el censo. Cada pregunta del sondeo cuesta US$11,5 millones, y por eso la decisión de reducir su número.

Así, el Inegi elaboró dos cuestionarios, uno básico de 29 preguntas que será aplicado a los 24 millones de hogares que hay en México, y uno ampliado, con 75 reactivos, destinado a unas 10 millones de personas elegidas de forma aleatoria.

Una de las críticas de los demógrafos ha sido la medición en comunidades indígenas, algunas de las cuales están en zonas montañosas.

Según el directivo del Inegi, el cuestionario ampliado se aplicará en todas las comunidades con menos de 1.100 casas, además de los 125 municipios con menor grado de desarrollo humano del país.

En estas zonas vive la mayor parte de la población indígena de la que se obtendrá más información, afirmó Miguel Cervera, del Inegi.

“Es el censo que tendrá mayor cantidad de preguntas referente a las comunidades indígenas”, dijo.

Pero no basta, insistió la vicepresidenta de Sodeme. “Se pierde la posibilidad de estudiar de manera puntual algunas localidades, como sí existía en el pasado”.

Al margen de la polémica, la única alternativa es esperar el desarrollo del censo, dijo Cecilia Rabell. Los primeros resultados se publicarán en diciembre.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.