Honduras: vecinos de embajada de Brasil reclaman

Barrera policial en las inmediaciones de la embajada de Brasil en Tegucigalpa
Image caption El cerco a la embajada de Brasil en Tegucigalpa se prolongó durante cuatro meses.

A pocas horas de la salida del ex presidente hondureño Manuel Zelaya de la embajada de Brasil en Tegucigalpa, la normalidad vuelve poco a poco a las inmediaciones de la sede diplomática y algunos vecinos comienzan a alzar la voz en busca de indemnización.

El periodista de la BBC Caio Quero informa desde Tegucigalpa que, a medida que se retiran las vallas que cercaban la zona y se desmontan las tarimas telescópicas usadas para vigilar el interior de la embajada, los vecinos del barrio Palmira empiezan a contabilizar los daños causados por cuatro meses de sitio a la legación brasileña.

Quero añade que negocios, bufetes de abogados y consultorios médicos experimentaron una reducción drástica de su actividad e incluso algunos tuvieron que cerrar sus puertas.

En consecuencia, comerciantes y profesionales esperan recibir algún tipo de compensación por parte de los gobiernos de Brasil o de Honduras.

Opine: ¿Fin de la crisis política en Honduras?

"Tenían miedo"

Image caption La clientela de Jacqueline Rittenhouse se desplomó el 70%.

La dentista Jacqueline Rittenhouse, por ejemplo, vio caer drásticamente la actividad en su consultorio desde que comenzó el cerco policial a la embajada brasileña. Pese a que los clientes desaparecieron, las cuentas de agua y luz siguen llegando.

En declaraciones a la BBC, Rittenhouse manifestó: "Desde que Mel (Manuel) Zelaya llegó a la embajada de Brasil la clientela cayó cerca del 70% porque los clientes tenían miedo, no de los militares sino de la resistencia, porque no podían dejar sus carros aquí debido a que había tumultos violentos".

Rittenhouse decidió esperar a la toma de posesión del nuevo presidente, Porfirio Lobo, para decidir el futuro de su consultorio. "Esperamos que tal vez, por medio del gobierno, podamos emprender alguna acción legal (contra la embajada de Brasil) para conseguir una indemnización por todos los daños que se nos causó".

Según ella, los militares llevan a cabo una investigación para cuantificar la magnitud de los perjuicios durante los cuatros meses en que Zelaya residió en la embajada brasileña, de donde salió hace dos días con destino a República Dominicana.

Lea: Manuel Zelaya abandona Honduras

"Nos perjudicaron bastante"

Image caption Zelma Reyes dice que su salón de belleza redujo actividades a casi la mitad.

Otra vecina que espera recibir algún tipo de resarcimiento es Sulma Reyes, dueña de un salón de belleza en las cercanías de una de las barreras instaladas en los alrededores de la embajada y quien experimentó una reducción en su negocio de cerca del 50%.

En sus palabras, los vecinos quieren una compensación, "sea de la embajada (brasileña), de las Fuerzas Armadas o del gobierno" hondureño.

Reyes sostiene que por los daños económicos tuvo que despedir empleadas y llega incluso a decir que si pudiera mudaría la embajada de lugar debido a que "ellos nos perjudicaron bastante".

Zelaya logró abandonar el territorio hondureño después de que el Congreso Nacional aprobara una amnistía, sancionada por el presidente Lobo apenas asumió el poder.

Lea: Los cuatro desafíos de Lobo

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.