Uribe con Lobo, Correa con Zelaya

Álvaro Uribe y Porfirio Lobo, en Tegucigalpa
Image caption Uribe hizo una parada de tres horas en el país centroamericano.

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, se reunió este fin de semana en Tegucigalpa con el nuevo mandatario hondureño, Porfirio Lobo, convirtiéndose así en el primer líder extranjero que le visita tras su toma de posesión, el pasado 27 de enero.

Uribe hizo el sábado una parada de tres horas en el país centroamericano a su regreso del Foro Económico Mundial, en Suiza. Según el gobierno colombiano, en la agenda del presidente estaba la firma de acuerdos en materia de agricultura, intercambios comerciales y, sobre todo, seguridad.

"Colombia y Honduras han mantenido una magnífica relación, necesitamos todos los días fortalecerla. Nos complace mucho que el 15 de febrero empiece el plan de acción en materia de seguridad", dijo Uribe a través de un comunicado de prensa.

El convenio contempla la cooperación en la lucha contra el tráfico de drogas ilícitas y armas, el secuestro y la trata de personas, entre otras materias.

A diferencia de otros gobiernos latinoamericanos (como el venezolano, el argentino o el brasileño), el de Colombia apoyó los comicios que dieron la victoria a Lobo en noviembre y respaldó su llegada a la Presidencia.

En este sentido, explicó el colaborador de BBC Mundo Arturo Wallace, aunque poco a poco el grupo de países que parecen dispuestos a normalizar relaciones con la Honduras de Lobo ha ido creciendo, su elección aún está lejos de gozar del reconocimiento unánime de la comunidad internacional.

Uno de los principales retos del nuevo mandatario, por tanto, será convencer a gobiernos como los de Brasil y Argentina de que ya es hora de mirar hacia adelante, y lograr que Honduras sea nuevamente admitida en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Lea: Los cuatro desafíos de Lobo en Honduras

"Blindar" a Latinoamérica

Image caption Correa discutió con su par dominicano sobre la ayuda y la reconstrucción de Haití.

Un ejemplo de este desafío sería el apoyo que este sábado brindó el presidente de Ecuador, Rafael Correa, al ex mandatario Manuel Zelaya, durante un viaje oficial del ecuatoriano a República Dominicana.

Correa se reunió con el depuesto mandatario de Honduras en Santo Domingo, donde Zelaya se encuentra desde el 27 de enero, tras pasar cuatro meses en la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

Lea: Zelaya abandonó Honduras

El presidente de Ecuador insistió en que el gobierno de Lobo es "ilegítimo" y urgió a "blindar" a América Latina ante futuros golpes de Estado como el de Honduras.

Correa propuso endurecer la llamada Carta Democrática de la OEA, cuya "ineficacia —dijo— quedó demostrada con el golpe" del 28 de junio.

"Tenemos que tener instrumentos mucho más fuertes para evitar que estas cosas pasen y vuelvan a pasar", aseguró. Uno de esos instrumentos, sugirió, sería una Organización de Estados Latinoamericanos que cuente con "mecanismos más fuertes y eficientes".

Correa también se reunió con su homólogo dominicano, Leonel Fernández, con quien discutió sobre la ayuda y la reconstrucción de Haití, que aún se recupera del sismo que azotó al país hace casi tres semanas.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.