Última actualización: jueves, 25 de marzo de 2010 - 13:21 GMT

La castidad empieza por casa

 Los diez mandamientos
  1. Amarás a Dios por sobre todas las cosas
  2. No tomarás el nombre de Dios en vano
  3. Santificarás las fiestas en nombre de Dios
  4. Honrarás a tu padre y a tu madre
  5. No matarás
  6. No cometerás actos impuros
  7. No robarás
  8. No darás falso testimonio ni mentirás
  9. No consentirás pensamientos ni deseos impuros
  10. No codiciarás los bienes ajenos

El sexto mandamiento en el Antiguo Testamento sólo dice No cometerás adulterio (Ex 20, 14; Dt 5, 17), pero lo que está en juego para la Iglesia Católica en esta frase es mucho más que un tema de fidelidad matrimonial, este el mandamiento que abarca toda la sexualidad humana.

Por eso, la sexta es una de las leyes mosaicas que más choques provoca entre el dogma religioso y los tiempos modernos, al promover la castidad; perseguir el placer sexual como fin en sí mismo; condenar la masturbación, la pornografía, la prostitución; alentar la fecundidad; desalentar las relaciones sexuales fuera del matrimonio y oponerse a cualquier tipo de relación homosexual.

Este enfrentamiento entre lo escrito en la Biblia y las costumbres actuales ha llevado a muchas comunidades religiosas como los menonitas a optar por el aislamiento, pero como pudo comprobar BBC Mundo en su visita a una colonia menonita en Paraguay, este camino no garantiza que la lucha contra las tentaciones esté ganada de antemano y que no sea posible cierta integración.

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

Sus antepasados calzaban unas botas de lanilla hasta la rodilla, aptas para la nieve siberiana y curiosamente apropiadas -según descubrieron al llegar- para lidiar con los montes llenos de espinos. Hoy, las botas quedaron en desuso, pero los principios rectores de la vida comunitaria se mantienen.

Los menonitas arribaron a Paraguay desde Rusia hace 80 años, para asentarse en un territorio árido e inhóspito que la autoridad paraguaya tuvo a bien concederles para escapar de las persecuciones del comunismo.

Seguidores de Menno Simons -un díscolo sacerdote holandés que vivió en el año 1500- y profesantes de una fe enraizada en el protestantismo, los menonitas poblaron el desierto del Chaco y dedicaron sus esfuerzos a convertir la zona en un centro de producción agrícola de una prosperidad impensable antes de su arribo.

Y con la laboriosidad y el empeño trajeron también sus principios rectores, los que emanan de la Biblia y rigen, según dicta el precepto, cada una de sus acciones diarias.

Menonitas

Menonitas en Paraguay con sus trajes típicos de Rusia.

"Todos los mandamientos son difíciles de cumplir, pero todos son principios rectores a los que aspiramos. Nos sostiene la vida en comunidad y la idea de familia", dice a BBC Mundo Berthold Penner, Director de la Asociación de Cooperativas Menonitas de Paraguay.

Del "sometimiento a la autoridad de la Biblia" propiciado por Menno se desprende una serie de mandatos ineludibles: el vínculo conyugal, la castidad dentro y fuera de casa, y el castigo a los vicios y a toda forma de conducta impura forman parte constitutiva del ideario de este culto.

Puertas adentro

Filadelfia, el corazón de la colonia menonita de Fernheim, es un asentamiento sereno por principio pero sometido a los rigores de la naturaleza: calores de hasta 50 grados, vegetación escasa, caminos abiertos a fuerza de trabajo entre los montes de vegetación achaparrada y tierra, mucha tierra.

En las calles desmedidamente anchas para el tránsito escaso, ocurre poco: las altas temperaturas desalientan a los caminantes y, salvo los indígenas que llegan hasta aquí en busca de empleo, la vida transcurre puertas adentro, en los "patios" que son a la vez lugar de residencia y centro productivo para cada familia.

Allí, y en las iglesias: el culto comienza bien temprano, matizado por canciones armoniosas cantadas en alemán – la música es un ingrediente clave en la cultura menonita trasplantada - y seguido de rondas comunitarias de tereré, el mate frío que los llegados de Europa adoptaron de las tradiciones indígenas paraguayas para combatir las temperaturas extremas.

Familia menonita en Paraguay en 1950

La comunidad gira alrededor de las familias.

La ciudad, un pequeño enclave de tradiciones germanas en pleno Paraguay, es sin embargo una de las más "modernas" entre los asentamientos menonitas de América del Sur.

Entre sus pares de Bolivia o el mismo oriente paraguayo, las consignas son otras: el mandato de cubrir el cuerpo rige tanto para las mujeres como para los hombres y la castidad se comunica ya desde la vestimenta. Incluso el color del pañuelo con el que cubren las cabezas las mujeres hace una distinción entre casadas y solteras, como para evitar hasta la tentación de la mirada.

En el Chaco paraguayo, los usos y costumbres no contemplan esta distinción pero el mandato bíblico es igual de inexorable: la castidad es promovida como un don y el desafío –lo dicen ellos mismos- es lograr la integración sin perder de vista los deseos divinos para el hombre y su familia.

clic Participe: ¿Qué mandamiento nuevo crearía usted?

Mandamiento número 6

Ilustración de Sean Mackaoui

Resultados

¿Cuál mandamiento le parece más difícil de cumplir?

  • I) Amarás a Dios por sobre todas las cosas

    16%
  • II) No tomarás el nombre de Dios en vano

    1%
  • III) Santificarás las fiestas en nombre de Dios

    4%
  • IV) Honrarás a tu padre y a tu madre

    2%
  • V) No matarás

    2%
  • VI) No cometerás actos impuros

    15%
  • VII) No robarás

    2%
  • VIII) No darás falso testimonio ni mentirás

    12%
  • IX) No consentirás pensamientos ni deseos impuros

    40%
  • X) No codiciarás los bienes ajenos

    6%

Votos emitidos: 2578

Voto cerrado: 09 April 2010

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.