ONU denuncia trabajo infantil en Ecuador

Niños en zona rural de Ecuador
Image caption El informe llama la atención sobre la incidencia del trabajo infantil en Ecuador.

La relatora de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre Formas Contemporáneas de Esclavitud, Gulnara Shahinian, concluyó este lunes una visita de ocho días a Ecuador con la afirmación de que los niveles de trabajo infantil en el país aún son alarmantes.

Shahinian, de origen armenio, destacó los programas que el gobierno, organizaciones de la sociedad civil y el sector privado realizan por hacer frente a la situación de los niños y niñas trabajadores. Sin embargo, lamentó que dichas acciones “aún no hayan logrado una cobertura completa y que no sean accesibles a todos”.

“Pese al progreso realizado, la magnitud del trabajo infantil en Ecuador sigue siendo alarmante”, manifestó la relatora, quien expresó que muchos niños “son el blanco principal del trabajo por deuda, de la servidumbre, del trabajo forzoso y de la mendicidad".

Niñas víctimas de acosos sexuales y niños utilizados para la venta de drogas son otros de los males que dice haber detectado Shahinian en Ecuador.

A decir de la experta, quien es la primera relatora de la ONU en cuanto a formas contemporáneas de esclavitud, el país andino ha carecido de la coordinación necesaria entre las diversas entidades que trabajan en el tema del trabajo infantil, así como de los recursos financieros suficientes para enfrentar este mal.

“El trabajo infantil en todas sus formas es un obstáculo al desarrollo de Ecuador, en donde los niños y niñas representan un alto porcentaje de la población”, señaló.

Gulnara Shahinian además lamentó la situación de trabajadoras domésticas en el país de las que recibió “deprimentes” testimonios, relacionados con “muchas horas de trabajo, violación de sus derechos, no pago de sueldos, violaciones sexuales".

Explotación laboral

La relatora de la ONU también mostró su preocupación por casos de explotación laboral, de trato inhumano y discriminación que pueden constituir formas contemporáneas de esclavitud, y que afectan a grupos indígenas, afroecuatorianos y montubios, así como a la comunidad de refugiados colombianos que existe en Ecuador.

“Estoy muy preocupada por la terrible situación de los refugiados y refugiadas, y solicitantes de asilo, y quisiera recalcar que el gobierno es responsable por su protección y que debe velar por las restitución de sus derechos”, manifestó la funcionaria.

Pese a que resaltó la política migratoria del gobierno ecuatoriano, Shahinian dijo que la falta de oficinas de gobierno suficientes para el registro de refugiados es aprovechada por empresas que contratan a los refugiados en condiciones ilegales.

Colombianos refugiados

Ecuador es el país con mayor presencia de refugiados en América Latina, según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Casi un 100% de ellos son colombianos, y de allí que el director de Refugiados de la Cancillería ecuatoriana, Alfonso Morales, ha señalado que Ecuador espera que Colombia concrete su compromiso de proveer fondos para sus nacionales que han sido desplazados por la violencia interna en su país.

La Cancillería ecuatoriana considera que unos 135.000 colombianos se encuentran en el país en necesidad de protección internacional bajo la condición de refugiados.

La relatora de la ONU sobre Formas Contemporáneas de Esclavitud, quien planea visitar otros países como Brasil y Tailandia, entregará en los próximos meses un informe final de su evaluación al gobierno ecuatoriano, y también presentará sus conclusiones ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Contenido relacionado