Haití: detenidos por tráfico de niños comparecerán ante tribunal

Uno de los 33 niños que iban a ser llevados a República Dominicana
Image caption Los estadounidenses creían que los niños eran todos huérfanos.

Los diez estadounidenses detenidos en Haití bajo sospecha de intentar sacar ilegalmente a 33 menores fuera del país deberán comparecer este lunes ante un tribunal.

Cinco hombres y cinco mujeres, integrantes de un grupo cristiano del estado de Idaho, dijeron que creían que los niños eran huérfanos y explicaron que los estaban llevando a un orfanato en la vecina República Dominicana.

Sin embargo, ahora hay ciertas dudas sobre si los niños en verdad perdieron a a sus padres, luego de que una de las menores indicó que creía que se dirigía a un campamento de verano y que sus padres estaban con vida.

Haití impuso nuevos controles a los movimientos de los niños tras el sismo, debido al temor de que los huérfanos fueran particularmente vulnerables a ser secuestrados y vendidos para su adopción.

Lea: Arrestos por tráficos de niños en Haití

En autobús

La policía arrestó a los estadounidenses, que permanecen bajo custodia policial, cuando intentaban cruzar en la frontera con la República Dominicana en un autobús con los niños, de entre un mes de vida y 12 años de edad.

Las autoridades sostienen que el grupo, que forma parte de la organización de caridad New Life Children's Refuge, no contaba con los documentos que probaban que eran huérfanos.

Image caption Antes del sismo había unos 380.000 huérfanos en Haití.

El grupo se defendió diciendo que una serie de autoridades, incluidas algunas en República Dominicana, les habían informado que podían trasladar a los niños, que habían sido entregados -alegaron- por un orfanato en Puerto Príncipe. Y un vocero aseguró que todo se trataba de un error.

Rupert Wingfield-Hayes, periodista de la BBC en Puerto Príncipe, explica que las regulaciones son muy claras: cada caso de adopción debe ser aprobado por el gobierno.

Incluso antes del terremoto, añade, el contrabando de niños era un problema masivo en Haití, con miles de niños que desaparecen cada año.

Trabajadores de rescate en Haití, devastado tras el terremoto del 12 de enero, aseguran que algunos de los niños parecen tener familiares. Y algunos reportes aseguran que por lo menos una niña dijo que sus padres estaban con vida.

Adopciones polémicas

Tras el terremoto, algunas organizaciones humanitarias se habían mostrado contrarias a que se inicien procesos de adopción en medio de la situación de emergencia y habían advertido de los posibles abusos de los que pueden ser objeto los menores.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) había expresado su temor de que se dieran casos de tráfico de niños ante la existencia, previa al desastre, de redes que el fondo calificó de "activas".

Antes del sismo había unos 380.000 huérfanos. Y, según Unicef, tras la catástrofe la cifra de menores huérfanos o abandonados se habría incrementado considerablemente.

Diez días después del sismo, el organismo denunció el rapto de al menos 15 niños de un hospital.

El gobierno calcula que había unos 300 casos de adopciones internacionales pendientes, aunque algunas ONG afirman que eran unos 900. El problema con el que se encuentran las autoridades es que en el terremoto se han perdido documentos vitales para la tramitación de esas adopciones.