Promoción del proyecto Yasuní en países árabes

Rafael correa, presidente de Ecuador e impulsor del proyecto Yasuní.
Image caption Correa quiere participar directamente en la toma de decisiones.

Una participación directa del presidente de Ecuador, Rafael Correa, en las decisiones en torno al proyecto Yasuní y la extensión hacia los países árabes de la búsqueda de contribuyentes a la iniciativa ambiental son las principales reformulaciones que implementará el gobierno ecuatoriano en su estrategia de impulsode dicho proyecto.

La iniciativa Yasuní, que busca dejar petróleo bajo tierra en la Amazonia ecuatoriana a cambio de un aporte económico de la comunidad internacional, sufrió un revés tras las críticas que hiciera semanas atrás el presidente Correa a las negociaciones para la constitución de un fideicomiso con Naciones Unidas para la administración del proyecto, y la consecuente renuncia del entonces canciller Fander Falconí y de los miembros de la comisión técnica que gestionaba la iniciativa ambiental.

Usted ¿qué opina? ¿Es el proyecto Yasuní realista o utópico?

Tras dichas renuncias, el gobierno ha creado una nueva estructura de negociación del proyecto, que tiene como nueva coordinadora a la ministra de Patrimonio Natural, María Fernanda Espinosa, y que incluye tres comités: técnico, negociador y político, este último liderado por el presidente Correa.

"En esta ocasión, el presidente ha comprometido su involucramiento personal y directo en la iniciativa", dijo la ministra Espinosa en entrevista con BBC Mundo.

La ministra señaló que en este relanzamiento de la iniciativa, el gobierno ha previsto llegar con la promoción del proyecto a los países árabes, además de mantener las negociaciones con países europeos y con diversos estados de Estados Unidos.

Image caption El canciller Falconí renunció a su puesto debido a Yasuní.

"La mayoría de países europeos conocen y les gusta la iniciativa. Tenemos que hacer un trabajo más potente entre los países árabes y asiáticos", manifestó Espinosa, quien dijo que no obstante que los países árabes son grandes productores de petróleo, la iniciativa Yasuní finalmente "les conviene mucho porque reducir la producción mundial de petróleo lo que hace es subir los precios (del crudo)".

"Me parece que hay un compromiso muy grande de los países árabes con los temas de cambio climático", señaló la ministra.

De allí que el vicepresidente de la República, Lenin Moreno, haya anunciado que visitará Irán, Emiratos Árabes y Turquía para promocionar el proyecto Yasuní.

Ratificación de España

La iniciativa Yasuní persigue dejar sin explotar unos 850 millones de barriles de crudo, que significarían más de US$6.000 millones. Según el proyecto, Ecuador dejaría intactas las reservas de petróleo si la comunidad internacional otorga el 50% de dicho monto.

De acuerdo con Roque Sevilla, ex presidente de la comisión técnica del proyecto, Alemania, España, Bélgica, Francia y Suecia habían inicialmente ofrecido sus contribuciones económicas.

Image caption En el Parque Nacional de Yasuní se encuentra el 20% de las reservas de petróleo de Ecuador.

Al respecto, la ministra Espinosa dijo que en esta nueva etapa de negociación del proyecto se buscará mantener esos ofrecimientos, y aseguró a BBC Mundo que España ya ha ratificado su interés por aportar a la iniciativa.

Ecuador además posicionará el proyecto en eventos internacionales como la Cumbre de los Pueblos por el Cambio Climático, a efectuarse el 22 de abril en Bolivia; la conferencia del Convenio de Diversidad Biológica, que tendrá lugar en octubre en Japón; y la Cumbre del Cambio Climático que se realizará en diciembre en México.

No obstante, Espinosa reconoció que un paso clave para el proyecto será la constitución del fideicomiso con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para la administración de los fondos recaudados.

Espinosa afirmó que, en la hoja de ruta que el gobierno ha establecido para el proyecto, se espera que dicho fideicomiso sea suscrito "en las próximas semanas".

Condiciones al fideicomiso

El gobierno ha presentado al PNUD diversas condiciones para la conformación del fideicomiso, en cuyo ente directivo Ecuador espera tener mayoría.

"Es muy importante que el gobierno que más aporta a esta iniciativa, que es el ecuatoriano, tenga poder de decisión", manifestó Espinosa.

La ministra añadió que el fideicomiso deberá establecer que es Ecuador, y no los países aportantes, quien decida los destinos finales de los fondos recaudados, más allá de que, a decir de Espinosa, se establecerá que dichos recursos económicos serán utilizados en el mantenimiento del sistema de áreas protegidas de Ecuador, la generación de fuentes renovables de energía y el combate a la pobreza en la región amazónica ecuatoriana.

El gobierno ha señalado que en caso de no prosperar el proyecto Yasuní, el plan B será la explotación del crudo en el Yasuní, para lo cual existen estudios petroleros avanzados.

La ministra Espinosa calificó como "bastante natural" la existencia de intereses petroleros en torno al tema, pero reiteró en que "el presidente ha dicho que el proyecto Yasuní es el plan A".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.