México: huyen policías por miedo al narco

Agentes policiales.
Image caption Los policías se han convertido en objetivo de los carteles del narcotráfico.

Recientemente, la policía estatal de Sinaloa, en el noroeste de México, cerró tres de sus cuarteles en el municipio de El Fuerte por miedo a que narcotraficantes locales asesinaran a todos sus efectivos.

Antes, la mitad de los policías de Namiquipa, Chihuahua, en el norte del país, renunciaron al empleo tras recibir amenazas.

Varios jefes policíacos de ese estado habían solicitado asilo político en Estados Unidos, ante el riesgo de perder la vida si permanecían en México.

Episodios que se repiten en varias partes del país, donde los policías se han convertido en objetivo de los carteles del narcotráfico, según especialistas.

Decenas de agentes fueron asesinados en 2009 después de haber sido secuestrados.

El caso más reciente ocurrió en Durango, en el norte de México, donde cinco policías y un fiscal fueron decapitados a mediados de diciembre de ese año.

Socios

A partir de 2006 algunos diarios mexicanos iniciaron el conteo de las personas muertas en la lucha contra carteles de narcotráfico.

De acuerdo con estas mediciones, en 2009 unos 500 policías fueron asesinados. La mayoría eran agentes municipales, aunque también se registró la muerte de al menos 40 efectivos del Ejército.

Algunos casos fueron venganzas de carteles rivales. La Procuraduría (Fiscalía) General de la República (PGR) ha documentado que algunos policías estaban vinculados con el tráfico de drogas.

El sector más vulnerable es el de los policías municipales, que generalmente no tienen armas suficientes para enfrentar a la delincuencia organizada.

Los policías no están a salvo ni en sus cuarteles, que suelen ser atacados con granadas por comandos de sicarios, como ocurrió en Guerrero, en el sur de México, en diciembre pasado.

Vulnerables

De acuerdo con especialistas, en algunos casos los policías son asesinados por su relación con el tráfico de drogas.

Y es que muchos están a sueldo de los carteles, ha dicho la especialista en seguridad Ana María Salazar

"Por años, la policía municipal en muchos estados se ha vuelto en los hechos parte del crimen organizado", señaló en un diario local.

Un ejemplo ocurrió en Tancítaro, Michoacán, en el oeste del país, donde en enero pasado fueron despedidos todos los policías locales por su relación con carteles del narcotráfico.

En México existen 400.000 policías en activo, la mayoría en corporaciones locales según el Ministerio de Seguridad Pública.

Es una cantidad mayor a las tropas del Ejército que suman unos 330.000 efectivos.

En promedio, el ingreso de un agente policíaco es de US$319 al mes. La necesidad económica facilita su ingreso a la delincuencia organizada, dijo Samuel González, especialista en seguridad y ex fiscal de la PGR.

Se trata de un círculo de consecuencias fatales porque al engancharse en el tráfico de drogas se convierten en una parte vulnerable de las organizaciones, añade el especialista.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.