Siguen los roces por las Malvinas/Falklands

Malvinas/Falkland
Image caption Argentina y el Reino Unido se enfrentaron en 1982 por la soberanía del archipiélago.

Argentina y el Reino Unido intensificaron este jueves los cruces por el inminente comienzo de actividades de perforación para la explotación de petróleo en las islas Malvinas/Falklands.

Fuentes de la cancillería argentina rechazaron en duros términos las aseveraciones volcadas en un medio británico, que señalan que las autoridades británicas estarían preocupadas de que la disputa con Buenos Aires pueda generar una nueva escalada militar.

Un artículo publicado en la edición de este jueves del diario "Financial Times" afirma que el primer ministro británico, Gordon Brown, está "ansioso por asegurarse que la disputa con Buenos Aires no se intensifique ni derive en un enfrentamiento militar".

Si bien diplomáticos británicos -citados anónimamente- minimizan las posibilidades de un nuevo choque de armas, los expertos sí advierten sobre posibles intentos por parte de Argentina de utilizar barcos civiles para bloquear el acceso a las plataformas de exploración.

Argentina y el Reino Unido se enfrentaron en 1982 por la soberanía del archipiélago, situado en el sur del Océano Atlántico. La guerra culminó con la derrota de Argentina y la muerte de 650 soldados de ese país y 270 efectivos británicos.

Lea también: Malvinas/Falklands: R. Unido defiende exploración

"Mensaje de intimidación"

Fuentes diplomáticas argentinas, a las que tuvo acceso BBC Mundo, acusaron al Reino Unido de apelar al "fantasma militar" para "encubrir la ilegalidad de sus actos".

Señalan que los comentarios desvían la atención "del hecho que violentan lo dispuesto por la comunidad internacional al negarse a negociar la solución de la disputa de soberanía".

"Atribuir a la Argentina una suerte de provocación no hace sino transmitir un riesgoso mensaje de intimidación", señaló una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores, que pidió a BBC Mundo no ser identificada.

Según Buenos Aires, las operaciones que planea Londres en la zona de las Malvinas/Falklands constituyen una violación al derecho internacional y podrían dar lugar a demandas judiciales en el futuro.

El martes, la cancillería argentina convocó a la embajadora británica en Buenos Aires, Shan Morgan, para expresarle su "más enérgica protesta" por los planes de perforación en las islas.

Ante la ausencia de la funcionaria, que está de vacaciones, la misiva fue recibida por el encargado de negocios de la sede diplomática, Simon Thomas, quien se reunió con el jefe de gabinete de la cancillería argentina, Alberto D’Alotto.

Retórica

La respuesta británica no se hizo esperar.

Un vocero de la cancillería del Reino Unido dijo a BBC Mundo que "el gobierno de las Islas Falklands tiene el derecho de desarrollar una industria hidrocarburífera dentro de sus límites marítimos y apoyar esto ha sido la política del gobierno británico desde hace tiempo".

Sin embargo, si bien éste ha sido uno de los cruces diplomáticos más encendidos de los últimos tiempos en torno al polémico tema de las Malvinas/Falklands, lo cierto es que por ahora la disputa se ha quedado en el plano retórico y no parece haber generado roces que afecten la base de la relación anglo-argentina.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.