Haití: acusan a misioneros de EE.UU. de secuestro

Una misionera de EE.UU.
Image caption Al ser arrestados, los misioneros dijeron que estaban tratando de ayudar a los niños.

Diez misioneros cristianos estadounidenses detenidos en Haití cuando presuntamente trataban de sacar ilegalmente del país a 33 niños fueron acusados este jueves de secuestro de menores y asociación de malhechores, anunció en Puerto Príncipe el fiscal adjunto Jean Ferge Joseph.

Después de haberles leído los cargos que se les imputan, el funcionario informó a los diez misioneros (cinco hombres y cinco mujeres), que su caso sería trasladado a un juez para su investigación.

El fiscal adjunto les dijo a los religiosos durante la audiencia de este jueves que el juez "puede liberarlos, pero también puede determinar que sigan detenidos para nuevos procedimientos".

Lea: Haití: "Nuestras intenciones eran buenas"

El abogado de los misioneros, Edwin Coq, confirmó que los estadounidenses, que pertenecen a una iglesia bautista con sede en el estado de Idaho, fueron acusados formalmente.

Los diez acusados fueron sorprendidos -y aprehendidos- la semana pasada en la frontera con República Dominicana, cuando trataron de pasar un autobús con 33 niños haitianos, que, según dijeron, habían quedado huérfanos tras el devastador terremoto que azotó Haití el 12 de enero.

Los religiosos negaron estar involucrados en el tráfico de niños, y dijeron que sólo querían ayudar a los miles de huérfanos que había dejado el sismo.

El miércoles, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton había dicho: "Es desafortunado, cualquiera que sea la motivación, que este grupo de estadounidenses haya tomado el tema por sus propias manos".

Los religiosos están detenidos en celdas de la Dirección Central de la Policía Judicial, en Puerto Príncipe.

"Intenciones honestas"

El reverendo Clint Henry, miembro de esa comunidad de misioneros, dijo en declaraciones al canal de televisión estadounidense CNN que los religiosos estaban tratando de ayudar a esos niños a empezar una nueva vida.

Henry aseguró que su intención era salvar a los niños que habían quedado huérfanos después del terremoto que asoló el país y alojar a los menores en hogares temporales.

Sus intenciones eran "honestas y puras", aseguró Henry.

No obstante, según las autoridades haitianas, al parecer varios de los menores confirmaron que tienen padres, y dieron incluso sus direcciones y números de teléfono.

Los misioneros dijeron, al ser aprehendidos, que una serie de autoridades, incluidas algunas en República Dominicana, les habían informado que podían trasladar a los niños, que habían sido entregados -alegaron- por un orfanato en Puerto Príncipe.

Sin embargo, Rupert Wingfield-Hayes, periodista de la BBC en Puerto Príncipe, explicó que las regulaciones son muy claras: cada caso de adopción debe ser aprobado por el gobierno.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.