Los dilemas de los socorristas en Haití

Médicos en hospital de campo en Haití
Image caption Los cuerpos médicos tienen que ajustarse a las realidades de un hospital de campo.

Las circunstancias extremas generadas por el devastador terremoto en Haití presenta dilemas de tipo personal y profesional para los cuerpos médicos y de reconstrucción a la hora de tomar decisiones prácticas.

A casi un mes del sismo que cobró la vida de unas 200.000 personas, dejó otros cientos de miles sin vivienda y prácticamente paralizó todo el país, los cuerpos de asistencia deben obrar con la mente más clara y práctica que no siempre es la más ética.

Grupos médicos deben decidir qué pacientes tienen los traumas más severos y mejores posibilidades de supervivencia, socorristas intentan mantener una disciplinada línea de distribución de alimentos para evitar la hambruna y los equipos de reconstrucción se debaten cómo proveer vivienda temporal y permanente a las víctimas.

Sheri Fink es una doctora y periodista que pasó una semana con un equipo de médicos estadounidenses y relató a la BBC sobre el impacto humano que tienen las decisiones que se toman en el campo.

Muchas medidas se toman de acuerdo a las circunstancias que ha creado la tragedia, dice Fink. La más notable es la falta de recursos y suministros médicos.

Fink vio, por ejemplo, como a una mujer que presentaba un cuadro de congestión cardíaca que le fue diagnosticada como crónica no se le dio el oxígeno necesario para tratarla porque éste escaseaba y podría ser mejor utilizado en emergencias.

"La paciente tenía serias dificultades para respirar, pero este hospital de campo tenía muchos problemas en conseguir un suministro continuo de oxígeno", contó.

"Porque la mujer tenía un mal crónico y estaría consumiendo un recurso limitado, decidieron que sería enviada a un hospital haitiano semidestruido para que allí la atendieran hasta que, eventualmente, muriera", explicó Fink.

La mujer fue desconectada y puesta en un vehículo todo terreno para ser transportada, mientras que la doctora Fink veía como entraba en una total crisis respiratoria.

Decisiones de vida o muerte

Otra situación se dio con la alimentación. Aunque los médicos tenían raciones de tipo militar, no las podían compartir con los enfermos por temor a que la gente afuera se enterara de que había comida y se generara una turba violenta de gente desesperada por comer.

Fink, que ha estado presente durante otras crisis humanitarias, explica que en bajo esas circunstancias se enfrentan terribles dilemas de tipo médico, profesional y personal.

"Se toman decisiones muy difíciles sobre quién debe recibir qué atencion y todo esto tiene consecuencias de vida o muerte", concluye.

Lea: G7 condona deuda de Haití

¿Construir rápido o seguro?

Image caption Miles viven en viviendas temporales en Puerto Príncipe.

Lo mismo podrían decir los encargados de asistir a la reconstrucción de Puerto Príncipe, la capital que quedó 75% destruida.

Interminables líneas de carpas ocupan las calles con gente que no tiene vivienda o que no confía en regresar a sus casas por temor a que se desplomen.

Yves Francois es un arquitecto y constructor de origen haitiano que vive en Nueva York. Dejó atrás su empresa para trabajar de tiempo completo en Haití evaluando el daño estructural de las viviendas.

"Es casi criminal que este tipo de construcción sea permitido", dijo a la BBC mientras, señalaba la defectuosa mezcla de arena y concreto que causa el derrumbamiento de paredes y columnas.

Francois tiene opiniones muy claras de cómo se debe reconstruir la ciudad.

Sin embargo, hay demasiada gente en viviendas temporales esperando salir de esas condiciones ahora que se aproxima la temporada de lluvias y, luego, la de huracanes.

Ese es otro dilema. Decidir si se construye rápidamente o tomarse el tiempo de aplicar una serie de códigos de construcción para cuando suceda el próximo terremoto.

Lea: Bill Clinton coordinará ayuda en Haití

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.