Un opositor en gabinete de Piñera

Sebastián Piñera y Jaime Ravinet
Image caption Piñera insistió desde su campaña que convocaría a personas expertas sin importar su color político.

El presidente electo de Chile, Sebastián Piñera, dio a conocer su lista de 22 ministros para el gobierno que asumirá el 11 de marzo próximo, y la principal novedad fue la inclusión del hasta hoy integrante de la Concertación, Jaime Ravinet, como titular de Defensa.

Durante toda la jornada se especuló que el militante de la Democracia Cristiana (DC) asumiría el mismo cargo que cumplió entre 2004 y 2006 durante la administración de Ricardo Lagos, y la información fue confirmada por el propio Piñera al dar a conocer su gabinete.

El presidente subrogante de la DC, Renán Fuentealba, desde temprano aclaró que el ex alcalde de Santiago debería renunciar o de lo contrario sería expulsado, ya que en el último consejo se determinó que ningún militante podía aceptar un cargo de confianza en el nuevo gobierno.

Pero fue el propio Ravinet quien aclaró su situación una vez que asumió como nuevo ministro en la ceremonia llevada a cabo en el Museo Histórico Nacional de Santiago.

"He presentado a las 6 de la tarde de hoy mi renuncia a la Democracia Cristiana. Lo hago con pena y con dolor, pero creo que es importante dar la señal a Chile de que es posible hacer un gobierno de unidad", manifestó.

"Un compromiso con Chile"

Jaime Ravinet fue una figura importante dentro de la Concertación desde el retorno de Chile a la democracia en 1990, primero como alcalde de Santiago (1990-2000) y luego como biministro de Vivienda y Urbanismo y Bienes Nacionales (2001-2004), y como titular de Defensa (2004-2006).

Y tras sumarse al nuevo gabinete de Sebastián Piñera, el renunciado militante de la DC dijo aceptar su designación "feliz, porque éste es un compromiso con Chile".

"Lo hago como un homenaje personal a aceptar lo que ha hecho grande la reconstrucción democrática de los últimos 20 años en Chile, que son los grandes acuerdos", agregó Ravinet.

Desde que ganó la segunda vuelta presidencial el pasado 17 de enero, el electo mandatario chileno insistió en que su equipo de ministros estaría integrado por personas expertas y capacitadas sin importar su color político, y planteó que estaba dispuesto a convocar a gente de la Concertación.

A juicio del politólogo Guillermo Holzman, de la Universidad de Chile, esta designación puede traerle buenos dividendos al futuro jefe de gobierno ya que muestra "una visión coherente con la idea de cambio y unidad nacional que él ha planteado en su discurso".

"Significa la llegada de un representante importante de la coalición saliente que se incorpora a la coalición que entra a gobernar. Además, es una persona que ya ha estado en el Ministerio de Defensa y por lo tanto tiene claridad sobre los desafíos importantes", le agregó a BBC Mundo.

Entre los principales desafíos que deberá asumir Jaime Ravinet está la relación con Perú tras los intercambios de opiniones y las críticas desde el país vecino por lo que consideran una "carrera armamentista" de Chile.

Este 2010 estará marcado por la vista de la demanda marítima de Lima ante La Haya, y el encargado de llevar adelante estas tareas será Alfredo Moreno, nombrado ministro de Relaciones Exteriores. "Un énfasis fundamental de la cancillería chilena va a ser Latinoamérica y en especial los países vecinos", adelantó.

El equipo económico

Felipe Morandé, ingeniero comercial de la Universidad Católica, será el responsable de las finanzas chilenas al ser nominado como ministro de Hacienda. En el equipo también estarán Juan Andrés Fontaine como titular de Economía y Camila Merino en la cartera del Trabajo.

A juicio de Hugo Fazio, director general del Centro de Estudios Nacionales de Desarrollo Alternativo (Cenda Chile), estos rostros nuevos no van a representar un cambio en las políticas financieras del país.

"En general, en el equipo económico que designaron lo fundamental es la continuación del mismo modelo que se viene aplicando, que no ha tenido mayores variaciones salvo que el tiempo pasa y han tratado de darle algunos sellos como equidad social", le planteó a la BBC.

Sin embargo, el ex vicepresidente del Banco Central (1970-1973) teme que se adopten "cambios en el terreno laboral que son profundamente regresivos", como la privatización de empresas clave como Codelco o "quitarles conquistas a los trabajadores y reemplazarlas por mecanismos que permitan un reemplazo muy fácil de la mano de obra".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.