Cristina Fernández: "Hay Kirchner para rato"

Néstor Kirchner, ex presidente de Argentina
Image caption Néstor Kirchner fue operado de emergencia por una arteria bloqueada.

En Argentina es tratado como una cuestión de Estado: la salud del ex presidente Néstor Kirchner, marido de la actual mandataria Cristina Fernández de Kirchner, es seguida minuto a minuto por la prensa, desde que el domingo sufrió una peligrosa afección cardiaca.

Kirchner, que gobernó el país entre 2003 y 2007, se recupera en una clínica de la ciudad de Buenos Aires, donde el fin de semana fue operado de urgencia para despejar un bloqueo en su arteria carótida.

Según el último parte médico difundido este martes, el ex jefe de Estado ya dejó la sala de terapia intensiva y fue trasladado a un área de cuidados generales, donde su evolución es "favorable".

"Hay Kirchner para rato", bromeó la presidenta Fernández durante un acto en la Casa Rosada.

Más allá del humor, lo cierto es que el episodio reavivó el debate que persiste en Argentina respecto a quién realmente ostenta el poder en la pareja presidencial.

Según los principales diarios argentinos, los problemas de salud de Kirchner crearon "incertidumbre" en el gobierno, que aún ve al ex mandatario como su principal referente.

La salud del político, que actualmente ocupa una banca como diputado nacional, también generó especulaciones respecto a sus planes de volver a lanzarse a la presidencia en 2011.

Visitas

Image caption Los medios argentinos se ocuparon de registrar cada detalle de la hospitalización del ex presidente.

Los medios argentinos se ocuparon de registrar cada detalle de la internación del ex presidente.

Desde notas médicas explicando los pormenores de la afección y posterior intervención quirúrgica, hasta las idas y venidas de cada uno de los ministros, militantes peronistas y familiares que visitaron la clínica.

Los periodistas no fueron los únicos que coparon la salida del sanatorio. Decenas de simpatizantes del ex mandatario, con carteles y mensajes de apoyo, también se apostaron en el lugar, a la espera de novedades.

De acuerdo con las fuentes médicas, Kirchner podría recibir el alta el miércoles. Se prevé que después se traslade al sur del país, donde –por recomendación de sus doctores- pasaría unos días de reposo en la ciudad patagónica de El Calafate, donde suele descansar junto a su familia.

En tanto la presidenta Fernández, quien pasó la primera noche junto a su marido y ya realizó varias visitas al sanatorio, siguió esta semana con sus actividades oficiales, que incluyeron la inauguración de un supermercado.

Operados de urgencia

Los problemas de salud del ex mandatario trajeron recuerdos de otras complicaciones médicas que sorprendieron a algunos de sus antecesores.

En 1993 el ex presidente Carlos Menem (1989-1999) sufrió la misma condición que aquejó a Kirchner, y también debió ser sometido a una intervención de urgencia para desobstruir la carótida derecha.

Menem fue dado de alta cuatro días después y retomó sus actividades presidenciales a la semana.

En tanto en 2001 el entonces mandatario Fernando de la Rúa (1999-2001) también fue internado y se le realizó una angioplastia por una obstrucción en la arteria coronaria. De la Rúa se recuperó en tres días.

El propio Kirchner ya había sido sometido a una operación de urgencia cuando ejercía el primer mando en 2004.

Entonces debió ser internado en su ciudad natal de Río Gallegos, en el sur del país, cuando sufrió una gastroduodenitis aguda con hemorragia, una complicación relacionada con una vieja afección intestinal que padece el ex mandatario.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.