Unasur: US$300 millones para Haití

Presidentes René Preval de Haití (izq.) y Rafael Correa de Ecuador (der.)
Image caption UNASUR anunció un fondo de US$100 millones para ayudar a Haití.

La Unión Suramericana de Naciones (Unasur) resolvió este martes en Quito establecer un fondo de US$100 millones para la ayuda de la región a Haití, y solicitar al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) un crédito por US$200 millones para el país caribeño a largo plazo, a una tasa de interés mínima, y pagado por los países miembros del bloque regional.

Los presidentes de Ecuador, Rafael Correa; Perú, Alan García; Colombia, Álvaro Uribe; y Paraguay, Fernando Lugo, junto con el presidente de Haití, René Preval, y delegaciones de los restantes países suramericanos, acordaron que toda la ayuda de la Unasur será canalizada a través del gobierno haitiano.

Los participantes de la reunión coincidieron en la necesidad de fortalecer las instituciones en Haití, tras el terremoto del pasado 12 de enero que ha dejado más de 200 mil muertos.

Lea también: Número de víctimas "llega a 230.000"

“A Haití le falta alimento, le falta apoyo, pero también le falta Estado”, dijo el presidente Lugo.

De allí que la Unasur establecerá comisiones que trabajen junto con el gobierno haitiano en infraestructura y vialidad, agricultura, y salud, que fueron las tres áreas de necesidad planteadas en la cita por el presidente Preval.

Respecto del fondo de US$100 millones para Haití, el presidente pro témpore de Unasur, Rafael Correa, señaló que en el marco de la Cumbre del Grupo de Río que se efectuará los días 22 y 23 de febrero próximos en Cancún, México, se efectuará una nueva reunión de Unasur para definir el monto que entregará a dicho fondo cada país suramericano.

La asistencia anunciada por la Unasur incluye el envío de carpas y la ayuda en la construcción de albergues para atender necesidades urgentes del pueblo haitiano. Igualmente, se exhorta a los países miembros a llevar adelante procesos de regularización migratoria a favor de haitianos, así como mecanismos de eliminación temporal de aranceles a productos provenientes de Haití.

El grupo suramericano además resolvió que embarcaciones de Perú, Venezuela, Brasil y Argentina recorrerán el Pacífico y el Atlántico para recoger la ayuda en vituallas que cada país suramericano tiene destinada para Haití.

Cooperación Sur-Sur

El paquete de ayuda a Haití acordado por la Unasur se enmarca en una estrategia de cooperación Sur-Sur, que plantea un respaldo a corto y largo plazo al gobierno haitiano en la reconstrucción del país, y que es aludida por varios mandatarios de la región para emitir una crítica abierta a la ayuda que llega desde Estados Unidos y Europa.

"Queremos inaugurar una nueva forma de cooperación Sur-Sur. La cooperación Norte-Sur es asistencialista y masiva en el momento de la desgracia, pero luego se olvidan (…) El momento de la desgracia repletan de ayuda muchas veces inmanejable, muchas veces inapropiada, casi siempre a través de ONGs y organismos internacionales”, manifestó el presidente Correa, y lamentó que gran parte de la ayuda se la efectúe dejando de lado al gobierno local.

Por su parte, el presidente de Haití, René Preval, agradeció la ayuda de los “países del sur que quieren ayudar a otro país del sur”.

“Aprecio mucho esta ayuda que no es pequeña y que viene de países hermanos que también tienen dificultades”, manifestó Preval.

Breve encuentro informal Uribe-Correa

La cita de la Unasur fue el escenario para la primera visita a Ecuador por parte del presidente colombiano Álvaro Uribe tras la ruptura de relaciones diplomáticas entre ambos países ocurrida en marzo de 2008, como consecuencia de un bombardeo colombiano a una base de las FARC en territorio ecuatoriano.

Concluida la reunión, los presidentes Uribe y Correa mantuvieron en el Palacio de Gobierno un breve encuentro informal, que más tarde fuera seguido por declaraciones de ambos mandatarios respaldando el proceso de normalización de las relaciones diplomáticas.

Más allá de que afuera del Palacio de Gobierno unas 50 personas realizaron una protesta pacífica contra Uribe, el presidente colombiano dijo haber sentido el afecto del pueblo ecuatoriano durante su corta visita.

De su parte, el presidente Correa manifestó que “sin jamás olvidar lo que pasó, aprendiendo del pasado pero viendo hacia el futuro, es claro que lo que más conviene a los dos pueblos es tratar de normalizar lo más rápidamente posible las relaciones”.

Contenido relacionado