Dilma Rousseff, la candidata de Lula a la presidencia de Brasil

Lula da Silva y Dilma Rousseff
Image caption Dilma Rousseff ha sido hasta ahora jefa del gabinete de Lula da Silva.

Este sábado, el Partido de los Trabajadores de Brasil (PT), en el gobierno desde 2002, proclamó a Dilma Rousseff como candidata a las próximas elecciones presidenciales del próximo 3 de octubre.

La nominación oficial de Dilma Rousseff, de 62 años, como candidata es un paso más para que Brasil pueda tener, por primera vez en su historia, a una mujer como presidente.

"Estoy aquí para aceptar esta honorable misión que ustedes me han delegado", dijo Rousseff durante el Cuarto Congreso Nacional del PT, celebrado en Brasilia.

"Tenemos el rumbo trazado y la experiencia para construir el tercer Gobierno democrático y popular de la historia de Brasil", aseguró.

La designación de Rousseff supone un cambio importante en el PT, cuyo único candidato desde su fundación en la década de los 80 fue Lula da Silva.

Sin embargo, el actual presidente del país no puede presentarse a la reelección para un tercer mandato consecutivo y Rousseff –hasta ahora jefa de su gabinete- es su opción preferida para sucederle.

"Está claro que Dilma Roussef era la elección del presidente. Lula la señaló como la madre de los logros del programa de desarrollo económico de su gobierno y la alabó en público siempre que tuvo ocasión", apuntó el corresponsal de la BBC en Brasilia, Gary Duffy.

Lea también: Rousseff alista su candidatura a la presidencia de Brasil

Relevo en el PT

Image caption El gobernador de Sao Paulo, José Serra, probablemente será su principal rival.

Algunos analistas sugieren incluso que el deseo de Lula es volver a presentarse en 2014 y que su intención es que Rousseff mantenga una gestión continuista del país hasta ese momento.

Pero a pesar del respaldo declarado de Lula –que en el último tramo de su gobierno goza de un 78% de aprobación popular- Rousseff tendrá por delante mucho trabajo si quiere ocupar la presidencia del mayor país de América Latina.

Aunque todavía quedan ocho meses para los comicios, en estos momentos, el que probablemente será su principal rival, el gobernador de Sao Paulo, José Serra -del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña- encabeza las encuestas de intención de voto.

La de 2010 será la primera campaña electoral de Rousseff como candidata, pero su presencia en la política brasileña viene de largo.

Campaña disputada

Durante el gobierno militar –que terminó en 1985- Rousseff participó activamente en la resistencia.

En aquella época fue encarcelada durante más de tres años y torturada durante 22 días. Economista de profesión, Rousseff se afilió al PT en 2001 y nunca fue votada para ningún cargo político.

Algunos analistas señalan que la falta carisma, como una de sus principales carencias políticas.

"Sin embargo, su probable rival, José Serra, también tiene problemas de imagen pública. En este sentido, el debate electoral se centrará más en los contenidos que en las formas", sugirió Duffy.

Tras este relevo, el paisaje político brasileño cambia de caras. Como apuntó recientemente el analista brasileño Joao Pedro Ribeiro, gane quien gane, cualquiera de los dos principales candidatos será muy diferente al presidente Lula.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.