Cuba: roces por reunión de EE.UU. con disidentes

Raúl Castro
Image caption Ambas administraciones mantuvieron el viernes un encuentro sobre asuntos migratorios.

La Cancillería de Cuba criticó a Estados Unidos por la "provocativa" reunión de una delegación de la Casa Blanca con disidentes en la isla, justo después de que ambos gobiernos mantuvieran conversaciones sobre temas migratorios.

La delegación estadounidense, encabezada por el subsecretario de la Oficina de Asuntos Hemisféricos del Departamento de Estado, Craig Kelly, se reunió el viernes con líderes de la oposición a los que el gobierno considera "mercenarios".

EE.UU. "demuestra nuevamente que sus prioridades se relacionan más con el apoyo a la contrarrevolución y la promoción de la subversión para derrocar a la Revolución cubana que con la creación de un clima conducente a la solución real de los problemas bilaterales", reza una declaración del Ministerio de Exteriores cubano difundida en varios medios oficiales de la isla.

"Ajeno a temas migratorios"

Unas horas antes, el gobierno cubano había señalado que la reunión entre ambas administraciones sobre asuntos migratorios había transcurrido "en un clima de respeto".

Sin embargo, la Cancillería recalcó luego que Kelly había aprovechado "su breve estancia para organizar un evento provocador, ajeno al espíritu de las conversaciones migratorias".

Por su parte, la administración estadounidense defendió su encuentro con los disidentes, asegurando que una de las políticas de EE.UU. es abrirse a diferentes sectores de la sociedad, no sólo en Cuba, sino en todo el mundo.

Más desconfianza

Como explicó el corresponsal de la BBC en La Habana, Michael Voss, Kelly es el funcionario estadounidense de más alto rango en visitar la isla en muchos años.

Su objetivo en Cuba era discutir políticas de migración, con el fin de implementar la agenda del presidente Barack Obama de acercamiento al gobierno cubano en áreas de mutuo interés.

Pero la visita, explicó Voss, también se ha tornado en una reedición de la desconfianza que caracteriza esta relación de vecinos desde la Guerra Fría.

Contratista

Otro motivo de desacuerdo entre ambas delegaciones habría sido la detención de un ciudadano estadounidense que es acusado por el gobierno de Raúl Castro de ser un espía.

EE.UU. sostiene que le pidió a Cuba la "liberación inmediata" de Alan Gross, un contratista estadounidense de 60 años, durante las conversaciones sobre migración, aunque las autoridades de la isla no mencionaron si este tema se puso sobre la mesa.

Lea: EE.UU. pide a Cuba que libere a contratista

El gobierno cubano acusa a Gross de trabajar para los servicios de inteligencia de EE.UU., mientras que su familia asegura que simplemente estaba distribuyendo equipos de comunicaciones entre grupos de la comunidad judía en Cuba.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.