Malvinas/Falklands: ¿Qué piensan los argentinos?

"Sería ridículo pensar en otra guerra". La frase pertenece a Lucas Sánchez, un ingeniero de 27 años que vive en Buenos Aires. Lucas recién había nacido cuando su país, Argentina, fue a la guerra contra el Reino Unido para recuperar la soberanía de las islas Malvinas/Falklands.

Image caption La perforación de hidrocarburos en aguas aledañas a las Malvinas/Falklands reavivó la disputa.

Sin embargo, las palabras de este joven reflejan el pensar de la vasta mayoría de personas consultadas por BBC Mundo en las calles porteñas respecto a la escalada de tensiones entre Argentina y el Reino Unido por el comienzo de la exploración petrolera en el archipiélago en el Atlántico Sur.

El reclamo argentino por la soberanía de la islas, que los británicos ocupan desde 1833, se viene manteniendo desde que el país perdió aquella guerra en 1982, pero hasta ahora la disputa se llevaba a través de la vía diplomática, en foros y encuentros internacionales.

El permiso otorgado por los isleños para que una petrolera británica comience esta semana con los trabajos de perforación de hidrocarburos en las aguas aledañas a las Malvinas/Falklands volvió a subir el tono de la disputa y provocó temores de una nueva confrontación.

Lea: Malvinas/Falklands: ¿Qué dicen los isleños?

Sin embargo, en Buenos Aires todos coinciden: Argentina no tiene la capacidad militar –ni tampoco el afán- de volver a enviar tropas para recuperar las islas.

Participe: Malvinas/Falklands: ¿Cómo resolver el conflicto?

Poco interés

La situación actual entre Gran Bretaña y Argentina ocupa, de hecho, un espacio menor en el interés de muchos ciudadanos de esta urbe, más preocupados por las recientes inundaciones, el precio de la comida y la inseguridad.

"No es un tema de interés primordial para el común de la gente. Venimos hace cientos de años reclamando por la soberanía de las Malvinas, pero la inflación es un problema de hoy", señaló Oscar, un administrador de empresas, de 44 años.

No todos están tan desinteresados. Algunos de los consultados expresaron su frustración por la "acción unilateral" que llevó a cabo el Reino Unido, al permitir la exploración petrolífera en contra de una resolución de Naciones Unidas que ordena no avanzar hasta que se resuelva el planteo de soberanía.

Sin embargo, otros atribuyeron el aumento de las tensiones al mal manejo que hizo del asunto el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

"El gobierno habla más por una cuestión populista que para realmente lograr algo", afirmó a este medio Pedro Martyniuk, un ingeniero naval, de 67 años.

Otros consultados coincidieron en que las duras críticas realizadas por la mandataria en contra de la explotación petrolera en las Malvinas/Falklands buscan "alzar el fervor patriótico" y distraer de otras preocupaciones.

Lea: Comienza perforación en Malvinas/Falklands

Resignación

Para Martyniuk la insistencia de la autoridades de llevar el conflicto por la islas ante organismos internacionales como la ONU –donde el miércoles el canciller argentino, Jorge Taiana, se reunirá con el secretario general de ese organismo, Ban Ki-Moon- "nunca ha servido de nada".

No obstante, algunos miran con interés los resultados de la Cumbre del Grupo de Río, en México, donde el gobierno argentino busca un respaldo de los países regionales a su reclamo.

El presidente mexicano, Felipe Calderón, anunció este lunes que los 34 países de América Latina y el Caribe reunidos en el encuentro en Cancún aprobaron dos textos para expresar su "solidaridad" y su respaldo a las reivindicaciones argentinas.

"Vamos a ver qué pasa", dice esperanzado Gustavo, un comerciante de 30 años, que –como muchos conciudadanos- sigue creyendo que "las Malvinas son argentinas".

Pero no todos están de acuerdo. Si bien la mayoría de los consultados reafirma el derecho argentino de insistir por la vía pacífica sobre la soberanía del archipiélago, también hay quienes creen que se trata de una batalla perdida.

"Cuando Gran Bretaña ocupó las islas, Argentina no se movilizó y después fuimos a una guerra y perdimos. Creo que se entiende que el que gana una guerra se queda con el territorio por el cual están peleando", dijo a BBC Mundo Constanza Bertagna, una ingeniera de 27 años.

"Hay que aceptar las consecuencias de eso. Los isleños tienen derecho a explorar el petróleo en la zona aledaña de donde viven", opinó.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.