Bolivianas recuerdan a la fallecida periodista de la BBC Lola Almudévar

Lola Almudévar era una periodista freelance que trabajaba para la BBC en Bolivia. Murió en un accidente de carretera en 2007.

Joven, apasionada por Bolivia y llena de entusiasmo por la región, su muerte significó una pérdida para el periodismo en América Latina.

La semana pasada se inauguró un punto de encuentro para mujeres llamado Centro Lola y construido con fondos recaudados en su nombre.

Lea un nota de Lola Almudévar

El pueblito de Choritotora está enclavado en los Andes bolivianos, a unos 4.000 metros sobre el nivel del mar. Un área de pastizales donde se cultivan papas, quinua y no mucho más, y que se usa para que las ovejas pastoreen.

No puede ser más diferente de los verdes bosques de Nottingham (en el centro de Inglaterra). Pero es en Choritotora, entre cabañas sin número, donde se ha inaugurado este homenaje a una de las jóvenes periodistas más brillantes de Nottingham.

En medio de música, baile y fuegos artificiales, la cinta del Centro Lola fue cortada entre bendiciones tradicionales en aymara, castellano e inglés.

Este centro de reunión funcionará en una casa de color naranja brillante y rojo. Más allá de lo que se ve, su sola construcción significa algo mucho mayor.

Image caption En ell Centro Lola se ofrecen talleres educativos y asistencia médica.

"Lo más importante de este centro es que nos protege del sol y de la lluvia, así que podremos reunirnos fácilmente", me explica Jostina Chuquijuanca de Soria en aymara y una lugareña lo traduce al castellano.

Jostina cuenta que las mujeres de la comunidad se solían reunir a la intemperie.

"Pero la verdad es que era muy incómodo. Ahora que tenemos un centro podemos organizar talleres".

"No se nos van a volar los papeles, los pincharemos en las paredes. Este tipo de centros nos sirven para organizar programas de nutrición infantil y de estimulación temprana para aprender juegos y a fabricarles juguetes a nuestros niños".

Encaje de Nottingham

La tasa de mortalidad materna –es decir, la cifra de mujeres que muere en el parto- en esta parte de Bolivia es inusualmente alta, comparable a la del África subsahariana.

Image caption Jane Todd intercambia encaje inglés por telas bolivianas.

Según la doctora Carolina Hilari, consejera de salud de la organización Save The Children (Salvemos a los Niños), que colaboró en la construcción del Centro Lola, la importancia de este espacio en términos de salud es invalorable.

"En este pueblo no hay ningún centro de salud, así que una vez al mes todas las mujeres que tienen niños menores de cinco años se congregarán aquí para supervisar el crecimiento de sus hijos y pesarlos".

"La enfermera de la aldea vecina va a venir a administrar vacunas y tratamientos y dar asesoramiento sanitario", explicó Hilari.

Pero el centro no será sólo de salud.

"Las mujeres también podrán asistir a talleres educativos, cursos, vendrán visitantes a dar charlas sobre temas como la violencia doméstica, los derechos de las mujeres y de los niños, y más".

Las mujeres que se congregaron a conocer el centro lo bendijeron con ofrendas florales y confeti y arrojaron pétalos de flores sobre los familiares y amigos de Lola que viajaron desde Inglaterra.

Sobre el suelo extendieron telas con artesanías y coloridos tejidos, fuente principal de su sustento.

En la ceremonia de inauguración, locales y visitantes conectaron sus orígenes al intercambiar piezas de los célebres encajes de Nottingham y telas andinas hechas por las mujeres del lugar.

Hogar espiritual

"Nottingham siempre ha tenido una base textil enorme, especialmente de encaje", explica Jane Todd, presidenta del ayuntamiento de Nottingham y amiga de la familia.

Image caption Será un punto de encuentro para las mujeres.

"De hecho ha generado grandes ganancias en los últimos 200 ó 300 años. Es muy fuerte ver a las mujeres usando sus propias telas, bonitas, como una manera de lograr la independencia económica. A pesar de las obvias diferencias entre ambos lugares, encuentro un paralelismo".

Para Hilari, en varios sentidos no vale la pena preguntarse si el centro tendrá una función principalmente social o económica.

"Parece algo tan simple tener un lugar como este, y sin embargo significa mucho para la identidad de las mujeres. Los hombres aymaras suelen tener un espacio para sus reuniones del sindicato de agricultores u otras de ese tipo".

"Pero para las mujeres, tener un espacio exclusivamente para ellas es increíblemente importante. Es una definición de poder, creo yo".

Para los familiares de Lola Almudévar presentes en la inauguración, el centro supone un destino adecuado para el dinero que recaudaron, en un evento en Birmingham, el día en que Lola hubiera cumplido 30 años.

"Cuando Lola murió en el accidente, cerca de aquí" -me dice Rebecca Almudévar, su hermana menor- "quisimos hacer algo especial que conmemorara lo que ella era".

"Lola amaba Bolivia, aquí había encontrado su hogar espiritual".

Contenido relacionado