Venezuela recibe duras críticas de la CIDH

Intolerancia política, falta de independencia de los poderes públicos, restricciones a la libertad de expresión y a la protesta pacífica, hostilidad hacia disidentes, la violencia y la impunidad en general, son parte de los problemas que una de las principales entidades de la OEA identifica en su trabajo "Democracia y Derechos Humanos en Venezuela"

Image caption La CIDH criticó lo que describió como restricciones a la libertad de expresión en Venezuela.

Es este primer reporte sobre el país sudamericano desde 2003, la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos) asegura haber identificado "aspectos que restringen el pleno goce de los derechos humanos reconocidos en la Convención Americana sobre Derechos Humanos", aunque al mismo tiempo reconoce avances en aspectos sociales y económicos.

Lea: La OEA se "suicida", dice Chaderton

El informe reconoce las dificultades de presentar un informe sobre un país al que no puede visitar, aunque Paulo Sergio Pinheiro, comisionado y relator para Venezuela de la CIDH, aseguró a BBC Mundo que eso "no es un obstáculo".

"Sería mucho mejor, como siempre intento convencer al gobierno, que se recibiera a la comisión (…) Pero tenemos informes de todas las partes, de nuestros colegas de Naciones Unidas y de organizaciones de la sociedad civil nacional e internacional", explicó Pinheiro.

Opinión "intimidada"

Entre los principales problemas que identifica el informe de CIDH está la falta de "efectiva separación e independencia de los poderes públicos", el uso "del poder punitivo del Estado para intimidar o sancionar a personas en virtud de su opinión política".

También se destaca la existencia de un ambiente que impediría que "defensores de derechos humanos y los periodistas ejerzan libremente su labor".

Para la CIDH la afiliación política condiciona el acceso a cargos de elección popular haciendo referencia a los llamados "inhabilitados", candidatos –la mayoría opositores- que no pudieron participar en las últimas elecciones regionales sin condena penal, como exige la Convención Americana.

Los comisionados se refieren a los problemas que han tenido autoridades electas, a quienes se les ha reducido sus competencias, como el caso del Alcalde Mayor de Caracas, Antonio Ledezma, a quién le crearon una instancia superior, Jefe de Gobierno Metropolitano, cargo que no es de elección popular y le quitó sus responsabilidades .

En cuanto a la libertad de expresión, la CIDH habla de los "procesos administrativos sancionatorios contra los medios de comunicación críticos del gobierno", en el caso el canal de noticias Globovisión o las 39 emisoras de radios cuyas concesiones fueron revocadas en julio del 2009

El reporte destaca la violencia con la que han terminado algunas manifestaciones organizadas por la oposición, bien por exceso de las fuerzas de seguridad, o por acción de "grupos privados".

También se menciona la situación de violencia que se vive en las cárceles, los crecientes ataques adjudicados sicariato contra activistas campesinos o de derechos civiles, así como la violencia doméstica y la inseguridad ciudadana en general. Todos factores favorecidos por lo que considera un ambiente de impunidad.

Lea: ¿Emisiones obligatorias para todos?

Puntos a favor

De las mas de 300 páginas del informe, unas 50 se dedican a a alabar los avances sociales y económicos registrados en Venezuela en los últimos años

"La prioridad dada por el Estado a los derechos económicos, sociales y culturales resulta fundamental para garantizar una vida digna a la población y constituye una base importante para el mantenimiento de la estabilidad democrática".

"De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Venezuela pasó de integrar el grupo de países con desarrollo humano medio en el 2008 a integrar el grupo de países con desarrollo humano alto en el 2009" reza el texto.

En particular se destaca el papel de las "misiones" o programas sociales del gobierno venezolano por ayudar a mejorar la situación de pobreza, acceso a educación y salud entre "sectores de la población tradicionalmente excluidos en Venezuela", aunque cuestiona la falta de información sobre los criterios mediante los cuales se asignan los beneficios.

Sin embargo advierte que "en aras de la realización de los derechos económicos, sociales y culturales en Venezuela no puede sacrificarse la vigencia de otros derechos fundamentales. Los derechos humanos constituyen un todo indisoluble".

Lea: Venezuela: ataque a Globovisión

"No somos tontos"

El embajador venezolano ante la Organización de Estados Americanos, OEA, Roy Chaderton, sostiene que la comisión responde a la "agenda" de grupos de oposición venezolanos y de factores contrarios al gobierno de Hugo Chávez.

"Ellos mismos han reconocido que se alimentan de (el canal de noticias) Globovisión y de los periódicos de oposición de Venezuela. Independientemente de que no vayan al país, es lamentable que tengan que recurrir a las fuentes mas prejuiciadas a las fuentes más comprometidas con la desestabilización en Venezuela" dijo Chaderton a BBC Mundo.

"Nosotros creemos que hicimos un reporte honesto, equilibrado y creíble", dijo el comisionado Pinheiro, quien aseguró que la CIDH no es adversaria de Venezuela y aunque puede haber concidencias con algunas quejas de la oposición venezolana "no es nuestro problema".

Pinheiro destaca que en el informe se reconocen logros del gobierno en materia social y económica que la oposición desconoce, pero reconoció que "los estados son soberanos. Los estados pueden tener la opinión que quieran sobre el informe".

"Nosotros no somos tontos. Tenemos siete comisionados con enorme experiencia. Sabemos lo que es creíble y lo que no. Lo que es una fuente politizada o ideológica Somos todos viejitos. Tenemos una larga experiencia en evaluar datos e información".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.