"Santiago no es Chile"

Cárcel quemada en Chillán
Image caption Unos 200 reos escaparon de la cárcel y la quemaron.

Catalina Cueto Bruna vive en Chillán, donde regresó hace unos 10 años después de haber vivido con su padre en Londres. En la actualidad, cursa cuarto año de universidad estudiando Pedagogía e inglés.

Chillán está ubicada en la VIII región y queda a solo 112 kilómetros del epicentro en Concepción. En esa ciudad -afectada por varios terremotos en el pasado- el sismo fue de 8,7 grados. En sus propias palabras "fue estremecedor".

Sábado 27 de febrero

Un ruido ensordecedor nos alertaba del terremoto que comenzaba, el cual fue realmente interminable. Una vez finalizado, nos percatamos de lo devastador que fue.

Lo peor fue la fuga de reos de la cárcel -más de 200 de ellos por las calles- los cuales escaparon por los techos y casas continuas a la cárcel. De hecho, luego de escapar quemaron casi todas las casa de una cuadra.

La catedral de Chillán, que es muy conocida, se encuentra con daños estructurales serios y con todos sus vidrios rotos.

La cabeza de nuestro padre de la patria Bernardo O’Higgins que se encuentra en la plaza de ahora está decapitado a consecuencia del terremoto.

Muchas playas de la VIII región ya no existen. Hay toque de queda y temor a réplica.

Lunes 1 de marzo

La gente se recupera poco a poco, en primer lugar saliendo a trabajar los que creen que podrán hacerlo, porque la vida debe seguir. Se ha tomado precaución por la noche en el sentido de dejar agua mineral a la mano, velas, linternas, radio, carpas, etc. Por si viene alguna réplica.

Image caption La estatua de Bernardo O'Higgins en la plaza quedó decapitada.

El pan escaseó algunos días, pero la luz ha llegado esporádicamente a algunos sectores junto con el agua y se ha logrado encontrar pan en algunos negocios.

Los supermercados están llenos debido a que la gente compra lo que estime necesario para sobrevivir en estos días de temor que nos quedan. De hecho, hoy anduve en el supermercado y ya en bodega no queda mas mercadería, es decir, todo lo que está es lo que hay y no hay más.

Los negocios pequeños son los que le dan vida a la ciudad, ellos son los que nos abastecen de lo necesario para seguir viviendo.

Las bencineras racionan la bencina debido que no hay tanta para toda la población. Problemas de alimentación existen para aquellas familias que no tienen mucho dinero para comprar, por lo que han debido robar 2 supermercados pero eso, comparado con concepción donde se han tomado el centro en su totalidad los vándalos atacando cuanto local comercial encuentren en pie, es nada.

Ahora lo que nos hace más falta es la fuerza militar en las calles para saber que hay orden y que se puede dormir en paz, porque no sabemos cuándo alguien puede irrumpir en la tranquilidad de nuestro hogar y matarnos quizás por comida.

Otra cosa es la energía eléctrica y el agua, debido a que solo algunos sectores cuentan con esto a ratos y otros nada.

Sabemos que las autoridades están haciendo todo lo posible para que esto se termine y comenzar con la reconstrucción. En Chillán hoy se hacían filas para aquellas familias cuyas casas resultaron afectadas con el terremoto y con la ayuda de la municipalidad ser reconstruidas o arregladas.

Marte 2 de marzo

Vivimos en situación de alerta constante, en nuestra ciudad no hubo daños comparado con los de otras ciudades, si bien el sismo fue de 8,7 grados, nosotros ya habíamos vivido otro sismo en el año 85, el cual dejó destruida la infraestructura de Chile. Es por esto que las casas, edificios, etc. ahora son de material y no se vieron afectados.

Ahora ya son las 1:49 de la madrugada del día martes y espero dormir en paz. Desde ya muchas gracias (por el contacto con BBC Mundo) eso quiere decir que a alguien le importa esta ciudad y que santiago no es chile.

L ea el diario de Sebastián Rojas Palma, un joven inglés en Santiago de Chile.

Contenido relacionado