Guerrilla une a Paraguay y Colombia

El presidente de Paraguay Fernando Lugo, a la izquierda, escucha al canciller de Colombia.
Image caption La cada vez más estrecha relación entre Paraguay y Colombia ha suscitado reacciones opuestas.

La aparición de un grupo guerrillero en Paraguay estrechó las relaciones de este país con Colombia, hasta el punto de encontrarse hoy entre “las mejores del continente”, según dijo el presidente paraguayo Fernando Lugo.

La visita del canciller de Colombia Jaime Bermúdez, que llegó este martes a Asunción donde firmó una declaración conjunta con su homólogo paraguayo Héctor Lacognata, constata el fortalecimiento de las relaciones entre ambos países.

"Aquí lo que queremos hacer es contribuir a que los paraguayos y los colombianos vivamos en paz (...). Estamos dispuestos a seguir cooperando. Una ayuda técnica, eficaz, en la medida en que el Gobierno de Paraguay así lo requiera", subrayó Bermúdez.

El ministro del interior Rafael Filizzola aseguró a la prensa que la visita de Bermúdez permite avanzar hacia un nuevo acuerdo de cooperación en el área de seguridad para los próximos dos años.

La dinamización de esas relaciones se pudo verificar con la llegada a Paraguay, el pasado viernes, de un grupo de militares colombianos, expertos en lucha antiterrorista, para colaborar con la Policía Nacional en la lucha contra el grupo guerrillero del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

El EPP, una fantasmagórica organización a la que se le atribuye un par de secuestros, comenzó a operar públicamente hace dos años y tiene vínculos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), de quienes ha recibido adiestramiento, según el ministro del interior.

Al EPP se le señala como autor del secuestro de dos hacendados, uno de los cuales, Fidel Zavala, proviene de una poderosa familia de ganaderos, que fue capturado en octubre del año pasado y mantenido en cautiverio durante 94 días.

Tras cuatro meses de intensos operativos conjuntos entre la policía y las Fuerzas Armadas en la búsqueda de los guerrilleros, el gobierno tuvo que admitir el fracaso pues no se halló a ninguno de los señalados como jefes guerrilleros.

Buen momento

En la actualidad, la Policía Nacional y la Fiscalía General del Estado reciben asesoramiento técnico del gobierno de Bogotá, que en enero pasado envió a Asunción un embarque de 450 fusiles Galil, de fabricación colombiana, con 100.000 unidades de municiones de 9 mm y 135.000 de 5.56 mm.

El armamento, que costó US$500.000, fue destinado a los agentes de la Policía Especializada desplazados al norte del país en busca de los miembros del EPP.

La continuación de la cooperación entre ambos países sudamericanos quedó en duda luego que el ministro paraguayo de Defensa, Luis Bareiro Spaini, manifestara su oposición al asesoramiento de Colombia a las Fuerzas Armadas de Paraguay.

Sin embargo, las declaraciones del presidente paraguayo no dejaron lugar a dudas en cuanto al estrechamiento de los lazos de amistad.

“Con Colombia tenemos una de las mejores relaciones en América Latina. Dio la casualidad que en esa Cumbre (de la Unidad Latinoamericana y Caribeña, de México), el único presidente con el que he pedido una reunión bilateral fue con Uribe para tratar convenios de cooperación. Me aseguró que estamos en buen momento para extirpar el mal del secuestro y el terrorismo”, declaró Lugo.

Los presidentes Lugo y Álvaro Uribe, acordaron mantener el programa de cooperación en materia de seguridad, durante ese encuentro realizado el mes pasado.

Durante su encuentro, Lugo le agradeció además a Uribe el apoyo brindado por Colombia a las fuerzas de seguridad paraguayas durante la investigación del secuestro y posterior liberación del empresario ganadero Zavala.

Polémicas relaciones

La cada vez más estrecha vinculación de los gobiernos de Paraguay y Colombia fue aplaudida por un sector del espectro político de Paraguay y criticada por otro.

El derechista Partido Patria Querida (PPQ) vio con buenos ojos el asesoramiento de los militares colombianos “porque tienen mucho que enseñarnos en materia de lucha antiterrorista. En Colombia ha disminuido la cantidad de secuestros que es el flagelo que nos agobia a los paraguayos”, dijo el PPQ.

Por su parte, el Partido de los Trabajadores, de tendencia trotsquista, criticó lo que llamó “proceso de colombianización en materia represiva impulsado por el gobierno” y rechazó “los acuerdos en materia de ‘seguridad’ que firmó con (el presidente colombiano Álvaro) Uribe, la importación de armas y nuevas técnicas represivas, además de la utilización de asesores y tropas entrenadas en Colombia y EEUU”.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.