El Chile que hereda Piñera

Sebastián Piñera, presidente electo de Chile
Image caption Sebastián Piñera pasa de ser uno de los grandes magnates del mundo a hacerse cargo de un país.

Sebastián Piñera Echenique asume el poder con un país todavía en estado de emergencia por el fuerte terremoto que lo sacudió la madrugada del 27 de febrero.

El sismo, de 8,8 grados, el quinto más potente de la historia moderna según los expertos, cambió buena parte de la fisonomía chilena.

Una cifra de 497 muertos identificados, localidades, puertos y ciudades arrasadas, miles de damnificados y una población ávida por ayuda retratan la imagen con que se encontrará el nuevo mandatario.

A esto se suma la presencia militar en las calles luego que el saliente gobierno de Michelle Bachelet decretara estado de catástrofe en las regiones del Maule y el Bío Bío. Tras ello, las autoridades castrenses instauraron un toque de queda para devolver la seguridad a ciudades como Concepción o Talcahuano, afectadas por saqueos y robos.

Sebastián Piñera debe asumir y afrontar este difícil panorama. Una de sus promesas ha sido que su administración no será "el gobierno del terremoto".

"Va a ser el gobierno de la reconstrucción nacional", dijo.

Participe: ¿Qué le espera a Piñera?

La difícil tarea

Image caption Michelle Bachelet calculó que la reconstrucción de Chile podría demorar entre tres o cuatro años.

Antes de dejar el palacio de La Moneda, Michelle Bachelet calculó que la reconstrucción de Chile podría demorar entre tres o cuatro años, lo que equivale a prácticamente todo el gobierno de Piñera.

El buen manejo de la crisis financiera internacional y los importantes ingresos derivados del cobre permiten que el país cuente con recursos para afrontar un trabajo que, según las primeras estimaciones, podría costar a lo menos unos US$30.000 millones.

Lea: El terremoto de Chile no pudo con la popularidad de Bachelet

El nuevo presidente encarará un desafío largamente esperado que parece complicarse por los estragos del terremoto y para ello será clave que su discurso de trabajar las 24 horas a favor de la gente se traduzca en hechos. Así lo cree el sociólogo Rodrigo Larraín, académico de la Universidad Central.

"No soy tan negativo respecto de que a Sebastián Piñera le va a tocar un país depresivo. Pero la gente lo que va a esperar, porque Chile es muy crítico para las evaluaciones, son más bien medidas concretas y claras de lo que va a hacer. Nos hemos puesto más pragmáticos", le comentó a BBC Mundo.

Lo positivo para el nuevo jefe de Estado, según el especialista, es que si bien la ciudadanía que sufrió los efectos del terremoto está muy necesitada, también se muestra expectante por lo que pueda hacer esta administración.

"La gente está super tranquila, y creo que es una coyuntura favorable", estimó, para agregar que "creo que hoy día es mucho más posible alcanzar esto (la reconstrucción) con mayor ánimo".

Altas expectativas

El ambiente que en un principio fue desolador dio paso a una actitud de solidaridad que quedó plasmado en el Teletón que se realizó el pasado fin de semana, y que duplicó la meta al reunir $30.000 millones, que con el correr de los días llegaron a $50.000 millones (unos US$96 millones).

Image caption Tras el sismo, el ambiente que en un principio fue desolador dio paso a una actitud de solidaridad.

El optimismo se adueñó de un país decidido a levantarse, aun cuando en las localidades destruidas mantienen necesidades básicas y denuncian que la ayuda no ha llegado. Así, la figura de Sebastián Piñera hace pensar que las cosas pueden mejorar, según los relatos que recogió BBC Mundo desde las zonas más afectadas.

"Aquí está de lado el pensamiento político de cada uno. Lo que necesitamos ahora es estar todos unidos y ayudar en el marco de nuestro nuevo presidente, y que ya no sean tantas palabras sino que veamos más hechos", narró desde Penco (región del Bío Bío) Camila Sánchez.

En Talca (región del Maule), Carla Ortega tiene menos expectativas pero igual espera que el cambio de administración se note. "Creo que como escoba nueva (que siempre barre bien), están en la obligación de responder con celeridad. Acá el comercio es uno de los grandes damnificados, porque los mayores daños están en el centro, así que se espera que el primer gran empujón esté en esa área", expresó.

Más atención

En tanto, Pamela Saavedra espera que sus familiares en Santa Cruz (región de O'Higgins) cuenten con una atención que hasta ahora les han negado, pese a que la zona fue igualmente afectada por el terremoto.

"La gente tiene fe en el sentido de que la sexta región votó bastante por Piñera. Hubo zonas rurales y ciudades como Santa Cruz que le dieron bastante su apoyo, y creo que en este minuto la zona de Colchagua está esperando lo mismo, que el gobierno le dé una vuelta de mano lo antes posible", señaló.

Sebastián Piñera pasó de ser uno de los grandes magnates del mundo (15º en la lista de millonarios más poderosos de la revista Forbes) a hacerse cargo de un país que vio una larga superficie de su territorio reducida a escombros, pero dice estar listo para el desafío y así lo manifestó en uno de sus últimos discursos antes de asumir.

"Llegó el momento, no de olvidar a nuestros muertos, víctimas y desaparecidos, pero sí de secar las lágrimas y empezar con toda la fuerza del mundo el proceso de enfrentar la emergencia y el desafío de reconstruir nuestro país", enfatizó.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.