Última actualización: jueves, 11 de marzo de 2010 - 23:37 GMT

EE.UU. critica y alaba en DD.HH.

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Reproduzca el contenido en Real Player o Windows Media

En el Departamento de Estado, este jueves, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, cumplió con la ceremonia que sus predecesores han realizado en las últimas tres décadas: la presentación del informe sobre el respeto a los derechos humanos en el mundo.

“Garantizar el derecho de cada hombre, mujer y niño a participar plenamente en la sociedad y alcanzar el potencial que le ha dado Dios es un ideal que ha animado a nuestra nación desde su fundación”, dijo Clinton antes de dar a conocer el informe correspondiente al año 2008.

“La promoción de los derechos humanos es una pieza esencial de nuestra política exterior”, afirmó Clinton al realizar la evaluación de la situación de derechos humanos en el mundo que su oficina hace en cumplimiento de un mandato del congreso estadounidense.

“No sólo buscamos mantener nuestros ideales en suelo estadounidense, nosotros trataremos de alcanzar un mayor respeto por los derechos humanos en la medida que nos involucramos con otros pueblos y otras naciones alrededor del mundo”.

Variedad americana

En la sección correspondiente al hemisferio occidental, el informe alaba los pasos adoptados por algunos países en enmendar pasados abusos a los derechos humanos, como en Colombia, Perú, Guatemala y naciones del Cono Sur del continente.

En algunos casos los gobiernos usaron procesos democráticos, como referéndums constitucionales, para adelantar políticas que amenazaron o socavaron las libertades.

Informe de DD.HH. del Departamento de Estado de EE.UU.

Al mismo tiempo expresa preocupación por la calidad de la democracia en Venezuela y Nicaragua, a los que considera “excepciones” en un continente en el que las instituciones electorales (…) mantienen la independencia y el rigor que han ganado en los últimos años”.

El Departamento de Estado indica que “en algunos casos los gobiernos usaron procesos democráticos, como referendos constitucionales, para adelantar políticas que amenazaron o socavaron las libertades e instituciones democráticas”.

“En Venezuela la comunidad de organizaciones no gubernamentales notó una erosión tanto de la democracia como de los derechos humanos, con severas consecuencias potenciales”, dice el texto que cita las 26 leyes “habilitantes” aprobadas gracias a los poderes especiales legislativos que se le concedieron al presidente Hugo Chávez.

“Algunas de las cuales reflejan aspectos del fallido referéndum constitucional del 2007, incluye cláusulas que reducen la autoridad de funcionarios elegidos y promueve la centralización del poder”.

Las elecciones municipales en Nicaragua son cuestionadas por la decisión del gobierno sandinista de excluir "observadores internacionales creíbles" de los comicios “que fueron denunciados por amplio fraude, irregularidades e intimidación”.

Colombia encaminada

Manifestación para la liberación de rehenes en Colombia

EE.UU. asegura que en 2008 los secuestros se redujeron en 14% en Colombia con relación al 2007.

“Con el telón de fondo de su conflicto armado de 44 años con las organizaciones terroristas, el gobierno de Colombia continuó con sus esfuerzos para mejorar los derechos humanos, particularmente al implementar la Ley de Justicia y Paz”.

El Departamento de Estado asegura que en los primeros diez meses del 2008 los asesinatos en Colombia se redujeron en 6%, y los secuestros, en 14%, con relación al 2007.

“Sin embargo, persisten muchos problemas sociales y abusos oficiales a los derechos humanos, incluyendo ejecuciones ilegales, colaboración de militares insubordinados con grupos armados ilegales y el acoso de periodistas y grupos de derechos humanos”.

A ese cuadro colaborarían los excesos de los grupos armados subversivos, que el gobierno estadounidense califica de “organizaciones terroristas”, como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, y el Ejército de Liberación Nacional, ELN.

Libertad de prensa

El texto advierte que en la región “hubo amenazas a la libertad de expresión”.

“En Venezuela los medios independientes y los periodistas siguieron siendo sujeto de acoso público e intimidación por parte de altos funcionarios de gobierno” y cita el ataque con gases lacromógenos sufrido por la televisora de noticias Globovisión del que acusa a “simpatizantes del gobierno”.

El informe de derechos humanos está escrito de forma selectiva y política y ataca a países con los que Estados Unidos tiene diferencias políticas.

Bernardo Alvarez, embajador de Venezuela en EE.UU.

También se hace referencia a los “recursos administrativos, judiciales y financieros” usados por el gobierno de Nicaragua para “debilitar el ejercicio de la libertad de expresión”.

En el caso de Bolivia, aunque reconoce que “el gobierno en general respeta la libertad de prensa, mantiene relaciones antagónicas” con los medios y se refiere a las quejas de algunas organizaciones no gubernamentales en el sentido de que el presidente Evo Morales y algunos funcionarios habrían disculpado acciones violentas contra periodistas.

Cuba, uno de los tradicionales “condenados” por el gobierno estadounidense, sufrió un “incremento de la supresión de las libertades de expresión y de reunión comparado con el año anterior”.

“El acoso a los disidentes se intensificó, incluyendo la golpiza de activistas por parte de oficiales de seguridad o turbas organizadas por el gobierno”, al que acusa de usar detenciones sistemáticas y arbitrarias para “intimidar” a los activistas políticos.

Ritual anual

La ley de Asistencia Exterior de 1961 exige al Ejecutivo informar sobre las condiciones de derechos humanos en los países que reciben ayudas del gobierno estadounidense, aunque con el paso del tiempo la lista se ha ampliado a casi todas las naciones del mundo, incluyendo los aliados europeos de Washington.

El informe se nutre con la información que aportan las embajadas estadounidenses en las distintas capitales, las que a su vez se basan en datos aportados por organizaciones no gubernamentales, los propios gobiernos, la academia y la prensa local.

Al igual que en años anteriores, es previsible que los gobiernos más criticados en el texto expresen su rechazo a lo que algunos han considerado en el pasado una “injerencia” y “extralimitación” de los poderes de Washington, al pretender supervisar al resto del planeta.

Ya desde la embajada de Venezuela en EE.UU. el embajador Bernardo Alvarez aseguró en un comunicado este jueves que “el informe de derechos humanos está escrito de forma selectiva y política y ataca a países con los que Estados Unidos tiene diferencias políticas”.

“No creemos que informes como esos –ya sea de drogas, terrorismo o derechos humanos- deban ser utilizados con fines políticos, y no ayudan a que Venezuela y Estados Unidos avancen en el establecimiento de una relación normal basada en el respeto mutuo y el diálogo honesto”, expresó el diplomático.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.