Diario israelí: Lula, "profeta del diálogo"

Un artículo publicado este viernes por el diario israelí Haaretz califica al presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva -que el domingo arriba a Israel para una gira de cuatro días por Medio Oriente- como un "profeta del diálogo", por su defensa de las negociaciones diplomáticas en busca de la paz en la región.

Image caption El diario israelí Haaretz tituló una entrevista al presidente de Brasil: "Profeta del diálogo".

"El nombre del juego es la imparcialidad. Lula tiene que ser amado por todos. Su visita a Medio Oriente la semana próxima comenzará en Israel, pero también lo llevará a los territorio palestinos y a Jordania", reza el texto del diario.

El autor de la nota, Adar Primor, participó en una entrevista concedida por el presidente brasileño a dos periodistas israelíes y uno árabe, y afirmó que esa característica de Lula se hizo evidente incluso a la hora de escoger quién haría la primera pregunta: se eligió en una disputa de par o impar.

A pesar de eso, el diario cuestiona la capacidad de Lula de ganar la confianza de los israelíes mientras mantiene relaciones cordiales con el presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, conocido por su negación del Holocausto.

El artículo observa que Lula fue uno de los primeros líderes mundiales en recibir a Ahmadinejad después de las cuestionadas elecciones iraníes de junio de 2009, y Brasil fue uno de los cinco países que se abstuvieron en una votación de la Agencia Internacional de Energía Atómica para condenar a Irán.

Consultado sobre ese tema en la entrevista, Lula afirmó haber dicho "claramente" a Ahmadinejad que "él no puede continuar diciendo que quiere liquidar a Israel, así como es indefendible su negación del Holocausto, que es un legado de toda la humanidad".

"Añadí que el hecho de que tenga diferencias con Israel no le permite ignorar la historia", señaló el presidente.

Negociador

Según el Haaretz, las autoridades israelíes quedaron perturbadas por la asociación que hizo Lula entre la falta de avance en el proceso de paz israelí-palestino y su visita a Teherán programada para mayo.

También cuestionaron su asociación entre la necesidad de garantizar que Irán no desarrollará armas nucleares y la necesidad de resolver el conflicto en la región, y entre las fracasadas tentativas de mediación -principalmente de Estados Unidos- y la necesidad de incorporar nuevos actores, como Brasil.

La nota comenta que Lula se describe a sí mismo como "un negociador, no un ideólogo", capaz de relacionarse al mismo tiempo con Hugo Chávez, de Venezuela, y con George W. Bush, de Estados Unidos, con el presidente israelí, Shimon Peres, y con Ahmadinejad.

"Él afirma nunca haber leído un libro en su vida, sin embargo todos admiran su ‘sabiduría suprema’ y su ‘mente creativa’. Como presidente del sindicato de trabajadores durante los años del régimen militar en Brasil, él halló y resolvió muchos conflictos difíciles", afirma Haaretz.

Para el diario, Lula está consciente de que puede sonar ingenuo ante sus interlocutores israelíes, sin embargo critica la postura del premier israelí, Benjamín Netanyahu, quien comparó a Ahmadinejad con Hitler y al Irán actual con el régimen nazi de la pre-guerra.

"Cualquiera que siga esa lógica no está contribuyendo en nada al proceso de paz que queremos crear", afirmó Lula en la entrevista.

"No se puede hacer política con odio y resentimiento (…) Hay que administrar un país con la cabeza y con el corazón. Si no fuera así, es mejor quedar fuera de la política", afirmó.

Lea: La polémica política exterior brasileña

Contenido relacionado