Venezuela: paro de transporte a medias

Fila para abordar un colectivo
Image caption Los choferes del transporte público caraqueño se quejan por la creciente inseguridad.

A medias se efectuó este lunes un paro del transporte público en Caracas en rechazo a la inseguridad que afecta a los choferes y a la ciudadanía en general, y en demanda de un aumento de la tarifa, actualmente congelada en 1,5 bolívares por viaje (unos US$ 0,40 a dólar ponderado).

Los conductores aparecieron divididos frente a la medida, que el presidente Hugo Chávez adscribió a un "plan desestabilizador" de algunas "personas que aspiran que le incrementen las tarifas", según dijo en su programa dominical, "Aló, presidente".

Desde tempranas horas de la mañana se observó movimiento de unidades de transporte en las calles de la capital venezolana. El Metro prestó servicio gratuito y hubo reforzamiento de la seguridad en algunas de las estaciones. El gobierno preparó, además, un plan de contingencia para sacar a la calle autobuses extra.

Los precios del transporte público constituye un tema sensible en Venezuela. Históricamente, las alzas han generado protestas, la más crítica de ellas en 1989, cuando el incremento de la tarifa se convirtió en la mecha que encendió los ánimos y provocó el estallido social conocido como El Caracazo.

Éxito y fracaso

Los transportistas que convocaron el paro se quejan de que la devaluación del bolívar, efectuada en enero pasado, representó un incremento en repuestos de al menos 100%, que no pueden absorber de sus propios bolsillos.

Además piden que el gobierno tome medidas para proteger a los venezolanos del hampa, que todos los fines de semana se cobra la vida de decenas de personas (la última estadística extraoficial habla de más de 60 muertes el fin de semana pasado sólo en Caracas), entre ellas choferes y pasajeros de unidades de transporte.

Sin embargo, dos comunicados paralelos dieron cuenta este lunes de que no hay unanimidad entre los choferes sobre cómo abordar estos problemas.

"Nos parece injusto que por ejercer presión un minúsculo grupo de transportistas hagan un llamado a paro alegando la inseguridad como motivo del mismo, cuando sus verdaderas intenciones es presionar un aumento del pasaje, que de acuerdo a lo establecido en la Ley de Transporte Terrestre, tiene una fecha hasta el 31 de marzo de los corrientes para su discusión y aprobación", señalaron varias asociaciones y federaciones en uno de los escritos.

"Nosotros también sufrimos los rigores de la inseguridad, del alto costo de la vida y de la especulación sin control, que nos golpea y lapida nuestros hogares", dijeron, en otro comunicado, federaciones y bloques que apoyaron el paro.

Servicio de calidad

"Los ajustes de tarifas para los transportistas, equivale al sueldo de ustedes, el cual se convierte en sal y agua, que nos impide desarrollarnos y fortalecernos, tanto como sector e individuos, para brindar como debería ser un servicio que satisfaga el Derecho Constitucional que tenemos todos, Venezolanas y Venezolanos de disfrutar de bienes y servicios de primera calidad", añadieron, apelando directamente a los usuarios.

De acuerdo con estos últimos, el 80% de los choferes se adhirió a la medida de protesta. De acuerdo con portavoces oficiales, el número fue mucho menor: según el viceministro de Obras Públicas y Vivienda, José Gregorio Alvarado, sólo 500 unidades dejaron de circular, frente a 2.700 que sí lo hicieron.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.