Incertidumbre en Colombia por suerte de otros militares rehenes

Familiares de soldado Josué Calvo, antes de su liberación por las FARC.
Image caption Las FARC mantienen cautivos a más de 20 militares y policías colombianos.

La liberación del soldado Josué Daniel Calvo, quien estuvo cautivo once meses, genera nuevamente una pregunta inevitable: ¿Y ahora qué pasará con la veintena de militares y policías que siguen en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC?

Lea: FARC liberan secuestrado

Todo indica que, pese a que las FARC tienen cautivos que llevan más de 12 años en su poder, son inciertas las posibilidades de un acuerdo entre la guerrilla y el gobierno, que permita la libertad de esas personas.

Eso se debe a que el presidente Álvaro Uribe concluirá en agosto su segundo mandato y a que Colombia está en plena campaña para las elecciones presidenciales, que se realizarán el 30 de mayo.

La carta más importante del grupo de uniformados que están en poder de las FARC es un general de la policía, Luis Mendietta, quien fue hecho cautivo a finales de 1998.

Camilo Gómez, el último comisionado de paz del gobierno del presidente Andrés Pastrana (1998-2002), le dice a BBC Mundo que, después de la segunda liberación anunciada por las FARC –la del sargento Pablo Moncayo- que se producirá este martes, es poco probable que suceda algo con los cautivos en “los próximos seis meses”.

Sin embargo, Gómez cree que “tras ocho años de política de seguridad democrática –puesta en marcha por Uribe- ya se sabe que una derrota militar de la guerrilla será muy compleja y las FARC también se dieron cuenta de que no tienen alternativa distinta a sentarse a negociar”.

Nueva propuesta de acuerdo

Image caption Carlos Lozano anticipó que se presentará una nueva propuesta de acuerdo humanitario.

Otro observador, Carlos Lozano, director del semanario Voz, del Partido Comunista de Colombia, le anticipa a BBC Mundo que el grupo de Colombianos y Colombianas por la Paz, del cual hace parte la senadora Piedad Córdoba, entregará una nueva propuesta de acuerdo humanitario.

“Es una propuesta que no tiene nada que ver con despejes (desmilitarizaciones), sino que habla de una delegación de las FARC que está lista para sentarse a conversar con el gobierno”, explica.

El gobierno de Uribe ha negado la existencia de un conflicto interno armado, ha rechazado la posibilidad de desmilitarizar zonas para dialogar con las FARC sobre un intercambio humanitario y reiteradamente le ha exigido a la guerrilla que libere a todos los cautivos.

Según Lozano, quien hace parte de Colombianos y Colombianas por la Paz, “si Uribe no quiere (conversar con las FARC sobre un acuerdo de intercambio), el tema tendría que abordarlo el nuevo gobierno”.

Por ahora, casi todos los candidatos presidenciales prometen continuar o ajustar las políticas de seguridad de Uribe, solo algunos mencionan las posibilidades de una salida negociada al conflicto y no han profundizado sobre qué harán frente a los militares y policías que están en poder de la guerrilla.

Después del crimen de once diputados regionales que estaban cautivos, en 2007; de la Operación Jaque, en 2008, que liberó a 15; de la liberación unilateral de una docena de ellos y del escape de dos más, en manos de las FARC siguen 23 militares y policías, así como los restos mortales de otros tres que murieron en cautiverio.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.